Pedro Sánchez

El Gobierno pedirá el martes al Congreso de los Diputados la prórroga durante quince días más, hasta el 26 de abril, del Estado de Alarma, como la herramienta más eficaz en la lucha contra la pandemia del coronavirus en España. Así lo ha afirmado esta tarde el presidente Pedro Sánchez en una nueva comparecencia pública, tras escuchar las recomendaciones del grupo de científicos que asesora al Gobierno y después de su reunión con el Comité Técnico de Gestión del coronavirus.

A pesar de este anuncio, Sánchez se ha mostrado esperanzado: «Los datos pronostican que estos días, una vez superado el pico, estamos en condiciones de doblegar la curva de la expansión de la epidemia» y que «hemos logrado un primer avance» en la lucha contra la pandemia. «Necesitamos mantener las medidas dos semanas más. Comprendo lo difícil que es prolongar dos semanas más este esfuerzo y sacrificio», ha subrayado Sánchez.

PERSONAS MAYORES

En su intervención retransmitida en directo por televisión, el presidente ha resaltado que los más jóvenes representan «la esperanza, la ilusión y la fuerza». «Nos encontramos ante una encrucijada histórica. Os necesitamos porque somos parte del mismo cuerpo», ha  destacado.

Pero, sobre todo, ha lanzado un mensaje de solidaridad y apoyo hacia el colectivo de las personas mayores. Sánchez ha destacado que no va a abandonar a las personas mayores, que están «más amenazados que nadie» por la expansión del coronavirus. «No os vamos a abandonar. Todas las vidas, todas por igual tengan la edad que tengan, las sentimos igualmente valiosas. Os queremos con nosotros, os necesitamos con nosotros», ha hecho hincapié.

En este sentido, ha incidido en que la sociedad española «no va a desentenderse» de sus mayores. «Os vamos a cuidar como nos cuidasteis a nosotros. Desde el primero al último de los españoles, desde el primer sanitario hasta el último niño, vamos a pelear junto a vosotros, por vosotros», ha sentenciado.

NUEVOS PACTOS DE LA MONCLOA

Sánchez ha apelado a la unidad, al diálogo y al consenso entre todas las fuerzas políticas y sociales y, en este sentido, se ha comprometido a impulsar unos nuevos Pactos de la Moncloa, «para recuperar la economía y el tejido social», al estilo de los firmados en el año 1977, en el inicio de la Transición política.

El Gobierno ya prepara, ha añadido el presidente, un plan para recuperar gradualmente la actividad económica y social del país «tras el bestial impacto de la crisis» una vez se contenga la epidemia. “Desde hace unas semanas un equipo de técnicos de muy distintas disciplinas trabajan en un plan de recuperación de la actividad económica y social al tiempo que mantenemos la contención del virus», indicó Sánchez, quien añadió que “el Gobierno ya trabaja en el medio plazo, en qué hacer en las próximas semanas una vez que se contenga el virus», aseveró respecto a lo que, según indicó, será una fase de «transición hacia la normalidad”.

En el plan se establecerán medidas sanitarias y de higiene, iniciativas relacionas con el uso de las nuevas tecnologías y «medidas para la reconstrucción de la economía tras el bestial impacto» registrado por el coronavirus.

Para desarrollar este plan, Sánchez ha apelado a la unidad y al diálogo tanto con todos los partidos para reeditar unos nuevos Pactos de la Moncloa “para recuperar la economía y el tejido social”, para lo cual Sánchez ha dejado claro que “vamos a hablar con todos, con todos los sectores y todos los agentes económicos para que el país no quede bloqueado y siga adelante”.

El presidente da por hecho que, tras las vacaciones de Semana Santa, se reanude paulatinamente la actividad económica, sobre todo en sectores clave como la Industria  la Construcción.

EUROPA

Asimismo, Sánchez ha hecho énfasis en la imprescindible ayuda de la Unión Europa para encontrar entre todos una salida a esta crisis. El presidente se volvió a mostrar partidario de los coronabonos, un instrumento solidario para financiar la deuda pública que provocará la enorme inversión para luchar desde el campo sanitario contra el coronavirus y, posteriormente, poner en marcha la reconstrucción.

Sánchez se refirió a la necesidad de un Plan Marshall estrictamente europeo y se mostró optimista sobre el resultado de las próximas reuniones de la Comisión Europea y de los ministros de finanzas.