La tasa de actividad de la provincia sigue siendo una de las más bajas de España

La EPA (Encuesta de Población Activa) registra un aumento de 1.400 parados más en la provincia leonesa en el tercer trimestre de este año, lo que eleva la cifra total de desempleados a 30.400 personas, lo que supone un 15,15%, un punto menor que la media nacional que se sitúa en el 16,2%. Estas cifras no incluyen a los trabajadores afectados por los Ertes.

El dato positivo es que la tasa de actividad económica sube tres puntos y se sitúa en el 50,75%, aún una de las más bajas de todo el país. Actualmente hay 170.000 personas ocupadas en la provincia.

Por sectores, la ocupación se ha incrementado más de dos puntos con respecto al inicio de la pandemia en Agricultura, del 8,4% de ocupación al 9,2%;  en Industria, del 26,1% al 28,3%; y en Construcción, del 7,3% al 9,8%. Asimismo, el sector Servicios remonta de manera importante con respecto a los meses duros de la primera ola de contagios, al subir en más de un 5%

CASTILLA Y LEÓN

El número de parados en Castilla y León aumentó en 7.900 personas en el tercer trimestre del año, un 6,01% más, frente a una subida nacional del 10,54%, lo que sitúa el total de desempleados de la Comunidad en 138.500 parados y supone una tasa de paro del 12,49% sobre la población activa, bastante por debajo de la media nacional, que fue del 16,26%, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En comparación con el mismo trimestre del año anterior la evolución del paro en Castilla y León aumentó un 9,53%, es decir 12.100 desempleados más en términos absolutos, eso sí inferior a la media de España que aumentó un 15,82%, 508.500 parados más.

DATOS NACIONALES

El paro subió a nivel nacional en 355.000 personas en el tercer trimestre del año, lo que supone un 10,5% más que en el trimestre anterior. La suma de desempleados se situó en los 3.722.900 y la tasa de paro tocó el 16,26%. La ocupación, por su parte, creció en 569.600 puestos de trabajo, un 3% más, su mayor alza trimestral de toda la serie histórica, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El aumento del paro durante el periodo julio-septiembre es el más elevado desde el primer trimestre de 2012, mientras que la creación de empleo con la llegada de la nueva normalidad marcó cifra récord y permitió recuperar más de la mitad del empleo perdido en el trimestre anterior.

El INE recuerda que a los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) con suspensión de empleo se les considera ocupados.

VALORACIÓN DE LA FELE

La patronal leonesa Fele ha valorado en un comunicado los datos de la EPA en la provincia, en el que asegura que “estos datos ponen de manifiesto la delicada situación que atravesamos y que no permite dilatar más la adopción de medidas urgentes para combatir los efectos económicos y sociales de la pandemia”

Por ello, la Fele reitera “la necesidad de rebajar, de cara a 2021 la carga fiscal a la que están sometidos los empresarios y autónomos: impuesto de Sociedades, Patrimonio, IRPF o  reducción del IBI o el IVA, principalmente a los sectores más golpeados por la crisis con el objetivo de mantener el empleo. En lo que debemos focalizar esfuerzos es acordar planes de reactivación para salir de la crisis, en lugar de barajar medidas que producirían el efecto contrario, es decir, lastrar aún más la actividad empresarial”

Por todo ello, la Fele concluye asegurando que “como no puede ser de otra manera, el camino a seguir para poner en marcha estas y otras medidas de reactivación de la economía es el Diálogo Social, tanto a nivel provincial como a nivel regional o local. Precisamente es en el marco de este órgano a nivel regional es donde se está trabajando en el avance del Plan de Choque por el Empleo del que Fele confía que sirva para garantizar la continuidad de la mayor cantidad de empresas y empleos posibles, así como modelo a seguir en la provincia de León”.

VALORACIÓN DEL CEL

Asimismo, la otra patronal, el CEL, también ha valorado los datos de la EPE en un comunicado, en el que se afirma constata “los nefastos datos en cuanto al índice de paro y la tasa de actividad en la provincia de León. Con una tasa de desempleo del 15,15%, por encima de la media de la comunidad, situada en el 12,4%, y con la peor tasa de actividad de Castilla y León, un 50,75%, León sigue reflejando en su mercado laboral el duro impacto de la pandemia del coronavirus”.

“Los meses de julio, agosto y septiembre, periodo de recuperación de la actividad, no arrojan buenos datos en cuanto al empleo, contabilizándose 1.400 parados más durante este periodo (4,83%). Trasladado a cifras absolutas, la provincia tiene 170.500 ocupados, un 6,56% más, y 30.400 parados, casi un 16% más que hace un año. Son 4.100 desempleados más que en el mismo trimestre de 2019”, añade el comunicado.

Por todo esto, el CEL considera que “la situación es grave en León, la economía y el mercado laboral se están hundiendo y observamos los mismos problemas que venimos denunciando y la misma falta de soluciones ágiles, realistas y eficaces para una provincia que se desangra porque depende mayoritariamente del sector servicios, el más afectado por la pandemia. Reiteramos el problema de la desigualdad que existe entre las nueve provincias de Castilla y León. No es de recibo que León casi duplique la tasa de paro de Segovia o que arroje la tercera peor tasa de actividad de España (sólo nos supera Orense y Asturias)”.

El comunicado del CEL concluye asegurando que “en un momento crucial en el que se están negociando los PGE y en el que tenemos la oportunidad de presentar proyectos para captar fondos europeos, desde el CEL reclamamos a los gobiernos responsabilidad, grandes consensos en la estrategia a seguir como país y como comunidad autónoma y acuerdos globales sobre las medidas a tomar para superar la crisis sanitaria, económica y social que nos invade. Están en juego la salud de los ciudadanos y la capacidad de las empresas de aguantar, sobreponerse y comenzar a planificar el futuro de su actividad y la generación de inversión y empleo”.