La transformación digital afecta a todas las empresas por igual. No importa que se trate de una pyme o de una gran empresa consolidada, afrontar los retos de aplicar las competencias digitales a toda la compañía les afecta por igual. Adoptar estos cambios para adaptar a estas empresas a las a las necesidades de hoy garantizará la supervivencia de estas últimas.

Además, la ubicación deja de ser en muchos casos un factor diferencial. Esté donde esté la sede, ya sea en León o en el extranjero, el entorno digital afecta a todo el planeta.

El reto de adaptarse a la nueva comunicación en entornos digitales suele ser uno de los más complejos. No se trata solo de aprovechar las oportunidades de las redes sociales, sino que habrá que dominar el uso del big data (término que hace referencia a conjuntos de datos tan grandes y complejos como para que hagan falta aplicaciones informáticas no tradicionales de procesamiento de datos para tratarlos adecuadamente), la integración de la inteligencia artificial (una máquina «inteligente» percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximizan sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea) o los cambios que supondrá el internet de las cosas (interconexión digital de objetos cotidianos con internet). Esto permite segmentar el target del negocio y desarrollar un marketing directo y eficaz que antes no era posible para empresas que no podían hacer grandes inversiones en estudios.

El entorno digital se caracteriza por una alta competitividad y por ser muy cambiante. Esto se debe a que las tecnologías en liza se actualizan a gran velocidad. Para no perder competitividad no cabe la posibilidad de bajar la guardia, por lo que mantenerse en continuo reciclaje será una de las claves de la supervivencia.

Garantizar la innovación constante en la empresa también será esencial, para lo que hará falta contar con un equipo humano repleto de talento, creatividad y entusiasmo por su labor; aunque habrá que tratarles de manera adecuada.

Negar la transformación digital de una empresa la llevará al fracaso. Dominar la comunicación en este entorno y mantener la competitividad en todo momento son las claves más importantes, que también afectan al emprendimiento. Aquella empresa que logre solventar estos retos conseguirá el éxito en el futuro.