La Construcción es el único sector que crea empleo en León/ MC

El paro creció en el mes de mayo en la provincia de León en 449 personas, un 1,65% más, lo que eleva la cifra total a 33.787 demandantes de empleo,  4.204 parados más que hace un año, un 14,2% más. Todos los sectores económicos aumentaron el paro salvo la Construcción, que creó 131 nuevos empleos. La Construcción fue el primer gran sector que regresó a la actividad tras iniciarse la desescalada. El sector Servicios, donde se incluye el Comercio o la Hostelería, es el que más desempleo generó en mayo, con un total de  428 parados más. La Industria generó 140 parados más, mientras que la Agricultura sólo perdió 11 empleos. Del total de parados, 15.075 son varones y 18.712, mujeres.

En Castilla y León, el paro aumentó en mayo en 3.398 persona, un 2,4% y eleva la cifra total de parados a 170.295.

CRECE LA AFILIACIÓN

A nivel nacional, el paro creció en 26.573 demandantes de empleo, por lo que la cifra total alcanza los 3.857.000 parados más. El dato más esperanzador es que la afiliación a la Seguridad Social ha crecido en cerca de 188.000 personas, lo que eleva la cifra nacional a 18,5 millones de afiliados.

En Castilla y León, la afiliación a la Seguridad Social creció en 446 afiliados. En la provincia de León tan sólo se contabilizaron 39 nuevos afiliados, lo que eleva la cifra total a 152.627 leoneses afiliados a la Seguridad Social.

Asimismo, los datos del paro de mayo a nivel nacional demuestran que la fórmula de los ERTEs está funcionando como una medida colchón para evitar la destrucción total de empleo. En mayo salieron de los ERTEs 388.000 trabajadores en toda España, aunque quedan sujetos a esta medida más de 3 millones de trabajadores.

VALORACIÓN DE LA FELE

La patronal leonesa FELE hace la siguiente valoración de los datos del paro en la provincia:

“La provincia de León sigue destruyendo empleo y, aunque el impacto ha sido menor que en el mes anterior, la provincia ha registrado un importante incremento en el número de parados inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo en mayo: 549 personas más respecto al mes anterior. Estos datos dejan a León con un total de 33.787 parados, 4.204 más respecto a mayo del pasado año 2019.

El dato de paro de mayo, al igual que ocurrió en abril, no contabiliza a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo como consecuencia de un ERTE, por lo que esta preocupante situación no refleja aún la verdadera dimensión social y económica a la que nos enfrentamos tras el Covid19.

Como ya se ha demostrado desde el inicio de la crisis sanitaria, es el sector Servicios el más afectado, registrando un incremento de 428 parados en el último mes, seguido del sector industrial (140 parados más). Destaca, sin embargo, la reducción del desempleo en el sector de la Construcción (131 personas menos), un sector que está llamado a ser el motor del empleo si se reactiva toda la obra pública.

El impacto en la afiliación a la Seguridad Social también ha sido menor que en el mes anterior y es que León ha ganado 39 cotizantes en el mes de mayo, alcanzando los 152.627 afiliados totales.

Una vez más, Fele reitera que es imprescindible una mayor coordinación entre administraciones y agentes sociales con el objetivo de consensuar una estrategia de apoyo a los trabajadores y especialmente a las empresas como generadoras de empleo. Resulta imprescindible un plan de recuperación económica delimitado, flexible, estructurado por sectores de actividad y gestionado teniendo en cuenta a las comunidades autónomas, ayuntamientos y la patronal.

Fele considera que la situación a corto plazo se agravará si no se toman medidas de apoyo en el ámbito laboral que aporten flexibilidad, seguridad jurídica y fiabilidad a las empresas. Para frenar los efectos negativos del Covid19 sobre la economía es clave la puesta en marcha de las medidas acordadas en las distintas mesas del Diálogo Social a nivel nacional, regional y local. Asimismo,  es necesaria una mayor flexibilización de los ERTE, así como el aplazamiento de impuestos y pagos, y facilitar la financiación de las empresas para preservar el tejido productivo. Medidas que deben extenderse más allá a la finalización del estado de alarma”.

VALORACIÓN DEL CEL

Por su parte, la segunda patronal, el CEL, asegura en un comunicado que “continúa la destrucción de empleo en la provincia de León en el mes de mayo con 549 nuevos desempleados, un incremento del paro del 1,65% que, sin embargo, supone un repunte más moderado que el del mes anterior. Con todo, la cifra de personas sin una ocupación laboral sigue subiendo y alcanza las 33.787. De nuevo, malas y preocupantes noticias para el mercado laboral que sigue acusando de forma muy negativa los efectos de la pandemia, del confinamiento y del cierre obligado de empresas.

Aunque en este mes de mayo comenzáramos a ver una lenta y parcial reapertura de las actividades económicas cerradas, como comercio, hostelería y servicios, lo cierto es que estos sectores registraron el grueso del incremento del desempleo, en concreto, el 68% del paro total provincial. Ni la industria, ni tampoco el sector primario lograron reducir el desempleo, registrándose 104 y 11 parados más respectivamente. Únicamente construcción fue capaz de bajar la cifra de parados en 131 personas.

Es desalentador comprobar cómo los esfuerzos realizados por el tejido productivo en materia de contratación en ejercicios anteriores se han ido al traste por la crisis del covid-19. Si en mayo de 2019 lográbamos reducir el paro en más de 914 personas, hoy tenemos 4.000 parados más. Y si observamos la evolución general de la economía en Castilla y León, hemos pasado de crecer un 1,9% en el último trimestre de 2019 a caer un 3,2% en el primer trimestre de 2020. Una recesión en toda regla que nos obliga a seguir reclamando un plan serio de estímulos económicos y medidas fiscales razonables que permitan salvar los negocios y el empleo y acelerar la reactivación económica.

Por encontrar algún matiz positivo a estas cifras, señalar que, en términos interanuales, León anota la tercera menor subida del paro del país (14,21%), tras Cuenca y Albacete. También sale mejor parada la provincia en términos relativos, ya que el incremento del paro registrado en mayo, respecto a abril, es inferior a la media de Castilla y León, situado en el 2,37%, pero superior a la media nacional del 0,69%.

Desde el CEL reiteramos que la mejor manera de preservar los empleos de cara al futuro es ofreciendo a las empresas libertad, flexibilidad y apoyos para mantener su actividad”.