«Mi agradecimiento a León, la ciudad en la que nací y viví treinta años, por el cariño que me demuestra cada día. Muy orgulloso de ser leonés, Jesús Vidal». Así se ha expresado el actor de moda, reconocido por su interpretación como Marín, uno de los miembros del equipo de baloncesto de la última película de Javier Fesser, titulada Campeones, reciente ganadora del Goya a la Mejor Película. Son palabras que ha escrito a sus paisanos a través del Libro de Honor firmado esta mañana en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, en el antiguo Consistorio, donde también ha recibido un pergamino de reconocimiento de la ciudad y una insignia de oro con el escudo de León.

Un espacio que se ha quedado diminuto, entre autoridades y ciudadanos, para rendir homenaje a un hombre de complexión pequeña pero corazón grande, que busca siempre un brazo de apoyo para caminar seguro, a pesar de su discapacidad. Su visión apenas se reduce a un diez por ciento del total, a través de su ojo derecho, pero eso no le ha impedido licenciarse en Filología Hispánica, cursar un máster de periodismo, experimentar la sensación de interpretar a distintos personajes sobre las tablas de un escenario teatral y delante de una cámara. Tampoco de emocionar a un país entero con un sincero discurso de agradecimiento que será recordado durante mucho tiempo.

Jesús Vidal
El alcalde aplaude a un emocionado Jesús Vidal/ CÉSAR

UN LAPSUS Y EXPRESIONES LEONESAS

Quiso Antonio Silván, alcalde de la ciudad, adjudicar por error un «Oscar al mejor actor revelación» durante el entrañable acto de homenaje. Equivocación que dibujó una sonrisa en los asistentes, quienes quizás pensaron que no resulta tan descabellado especular con un galardón de tal prestigio en la carrera de Jesús Vidal en un futuro. Silván destacó cómo el homenajeado habló durante la gala de los Premios Goya «con y desde el corazón», lo cual «impacta y llega más» a la gente, y reveló que Vidal será el pregonero de las Fiestas de San Juan y San Pedro este año. «Es, por encima de todo, un ser humano. Una persona que ama a su familia y a sus amigos», declaró el alcalde, «que además ama desde la humildad y la sencillez, eso es lo que tanto nos ha impactado a todos».

Entre aplausos sonoros y aplausos mudos, y con la traducción simultánea de un intérprete en lengua de signos, el actor agradeció el homenaje recibido utilizando con humor una expresión típica de la tierra: «Me presta mucho». «Cuando recibí la medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos y cuando recibí el Premio Goya, ambos a Mejor Actor Revelación, me acordé de León», admitió, «uno, cuando está mucho tiempo lejos de León, siempre tiene nostalgia. La nostalgia de León, manca». Jesús continúo dedicando palabras bellas a la ciudad en la que nació y que le vio crecer, calificándola como «un sueño enamorado en el Bernesga». «Estoy muy orgulloso de ser de León y a León siempre vuelvo. Porque León sois vosotros», concluyó.

MATRÍCULA DE HONOR.

Fueron muchos los que se acercaron al acto, algunos de ellos familiares, amigos y conocidos del homenajeado. Tal fue el caso de Jeannick Yvonne Le Men Loyer, profesora titular del departamento de Filología Hispánica y Clásica de la ULE, quien recuerda a Vidal como «un alumno brillante» que se ganó la Matrícula de Honor en la asignatura de Filología Románica. «Tenemos un instrumento esencial para los especialistas, el Diccionario crítico etimológico de Joan Corominas, de seis volúmenes. Normalmente ningún alumno lo compra, pero Jesús sí», recuerda, «me acuerdo perfectamente de él, sentado en primera fila, con su lupa».

DISCAPACIDAD Y RETOS.

Preguntado por la situación actual de las personas con discapacidad, el intérprete cree que «la situación ha cambiado en dos direcciones: por las familias, que se han dado cuenta de que no tienen que tener miedo a que nada dañe a sus hijos, no hay que cortarles las alas. También por la sociedad en general, que se ha acostumbrado a ver la diferencia de las personas con discapacidad y valorar todo el valor añadido que esa diferencia implica».

El actor ha admitido que jamás soñó con llegar hasta donde se encuentra su carrera interpretativa actualmente, entre otras razones porque «uno siempre intenta que el trabajo sea lo mejor posible, para que el personaje sea el mejor. No trabajas para los premios, pero una vez que los recibes tienen mucha importancia por el reconocimiento artístico y personal». Por eso, admite que su proyecto más inmediato es «crecer cada día como actor y como persona», aunque reconoce querer seguir haciendo teatro y cine, del cual se ha enamorado, probando nuevos formatos y registros. Sin duda, tal y como dice la canción que pone banda sonora a la película Campeones, este es el momento.