El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado esta tarde en comparecencia pública que a partir del 2 de mayo se podrá salir a la calle para hacer deporte de forma individual y a dar paseos si «la evolución de la epidemia es favorable». Se iniciará de esta manera la desescalada del estado de alarma, como instrumento para combatir la pandemia del coronavirus.

Sánchez ha añadido que el consejo de ministros aprobará el próximo martes el plan de desescalada del estado de alarma. Un plan que será gradual, asimétrico y coordinado. Es decir, será una operación que se desarrollará en varias fases a lo largo de las próximas semanas;  asimétrico, porque  no será uniforme en todo el territorio, en virtud del grado de contagio; y coordinada bajo unas mismas reglas y un mando único para todo el territorio.

En este sentido, Sánchez ha hecho hincapié en que todos los territorios no avanzarán a la misma velocidad en el periodo de desescalada «pero sí con las mismas reglas» porque el virus «no atiende a lindes administrativas». El proceso de desescalada se regirá por unos indicadores que se tendrán que cumplir, ha añadido, y que serán «accesibles al público», para que los ciudadanos conozcan «los criterios objetivos» que se van a ir aplicando

El presidente del Gobierno detallará el plan de desescalada mañana a los presidentes de las autonomías a  través de una videconferencia y les volverá a pedir la máxima lealtad, coordinación y unidad de acción. “Debe ser una labor de equipo” ha insistido el presidente.

La misma unión ha puesto de manifiesto el presidente al referirse a la reunión del pasado jueves del Consejo Europeo, donde se aprobó la creación de un fondo de recuperación por importe de 1,5 billones de euros, aunque queda por decir el método, es decir si será mediante créditos o subvenciones y ayudas directas.