La agenda de la ciudad de León culmina el verano plena de actividad cultural, política y social. Solo hay que echar una ojeada a la prensa: nuevo curso, vida nueva.

La accesibilidad sostenible para el centro de la ciudad con la peatonalización de la calle de Ordoño II como medida estrella, el impulso definitivo al desarrollo del aeropuerto, la cultura y el turismo han ocupado este verano el tiempo de los agentes sociales y son los principales objeticos de cara al nuevo curso.

La modernización de los servicios, tanto para ciudadanos como para visitantes, es un valor añadido que permite conservar y enriquecer el carácter patrimonial urbano.

EL LEÓN QUE QUEREMOS

El Nuevo Plan de Movilidad Urbana impulsado por el gobierno municipal ha supuesto desde este verano el proceso de peatonalización de Ordoño, principal arteria del centro de la ciudad. Como en otras muchas ciudades europeas y españolas, los leoneses y leonesas reclamaban esta trascendente medida desde hace tiempo. Solo los residentes, vehículos de servicio público, eléctricos, bicicletas y vehículos de reparto, podrán circular, siempre a menos de 10 km/h.

Una de las inquitudes del nuevo consistorio es la mejora de las instalaciones aeroportuarias con la construcción de la terminal de mercancías y la apertura de nuevas rutas y vuelos internacionales que potenciarán respectivamente el desarrollo logístico y la llegada del turismo aéreo a la ciudad. Se espera que ello logre un impacto positivo que lleve aparejada la creación riqueza al facilitar las comunicaciones, como ya en su momento se vió con la llegada del AVE.

Se quiere apostar por un turismo cada vez más desestacionalizado y de calidad que retenga al visitante, un reto para el que RENFE sigue siendo el gran aliado, no sólo con alternativas como el AVE o el ALVIA, sino también con líneas de trenes turísticos de lujo como el Transcantábrico y el Al Andalus (que en alguno de sus itinerarios especiales pasa por nuestra ciudad) que durante algunos meses acercan al viajero algunas de las más bellas ciudades y pueblos de la península, por donde transcurre su apacible y largo recorrido.