La Sala Provincia, ubicada en la sede del Instituto Leonés de Cultura (ILC), en Puerta de la Reina, 1 de la capital leonesa, vuelve a retomar su actividad como espacio ineludible para la exhibición artística con “Horizonte de sucesos”, una amplia muestra en la que el artista zamorano Antonio Guerra reflexiona sobre la relación -casi nunca exenta de tensiones- entre el hombre y la naturaleza.

“Horizonte de sucesos” reúne obras pertenecientes a los proyectos “Ver de acción” (2013-2016) y “Comportamiento para un simulacro” (2017-2019), iniciativas vinculadas en ambos casos al territorio natural leonés, donde Antonio Guerra ha desarrollado gran parte de su trabajo. Los comisarios de la muestra han sido Luis García, director del Departamento de Arte y Exposiciones del ILC, y el propio Antonio Guerra.

En “Horizonte de sucesos” la estructura de lo real aparece permanentemente cuestionada, pues el autor reflexiona sobre los modelos de construcción del paisaje contemporáneo y sus procesos de transformación. Sus obras, en concreto, analizan los límites entre lo natural y lo cultural para establecer una relación de tensión entre contrarios: la realidad frente a su doble, lo corpóreo frente a lo efímero, la razón frente a la emoción…Relatos que transforman la visión del entorno, generando un nuevo paisaje que reinterpreta la relación entre el hombre y la naturaleza.

El artista reinterpreta la naturaleza leonesa/ MC

Como señala la crítica de arte Carmen Dalmau en el texto que acompaña la muestra, “la naturaleza es un escenario y aquí la fotografía es el instrumento que modela y construye el paisaje. Pliegues, erosiones, canteras, tierras resecas, ruinas, heridas de la geografía que recorremos en ‘Horizonte de sucesos’, se suturan con la reflexión a través de la imagen de un observador situado en los márgenes”.

A través de intervenciones y acciones en el entorno o mediante la manipulación de la propia obra fotográfica, el trabajo de Guerra explora las diferentes capas presentes en el entorno natural y su imaginario visual para configurar un mapa donde los elementos de la naturaleza son utilizados como símbolos de una cartografía personal y cultural.

El artista conversa con López Presa y Luis García/MC

Por su parte, Javier Panera, director del centro DA2 de Salamanca, ha asegurado lo siguiente a propósito de ‘Horizonte de sucesos’: “Hay en todas estas fotografías algo que provoca un sentimiento de desasosiego; nos referimos a la ‘tensión narrativa irresuelta’, es decir, a la catarata de preguntas sin respuesta que genera cada personaje, cada acción, cada signo inscrito sobre la naturaleza… En una película la narración -más o menos continua- facilita la ilusión momentánea de ‘realidad’, sin embargo estas fotografías, a pesar de su evidente arrastre narrativo y de estar integradas dentro de series, nunca dejan de ser imágenes que fragmentan -o hacen discontinuo- el relato, estableciéndose una tensión dialéctica entre ‘lo que se ve y lo que no se ve, lo que se dice y lo que no se dice’, la indeterminación en torno a ‘lo que pudo pasar antes’ y ‘lo que podría pasar después’”. Y Juan Pablo Huércanos, subdirector del Museo Oteiza, apunta a que las impresiones fotográficas de Antonio Guerra “adoptan formas que, aparentemente, no le corresponden y, en ese proceso de reformalización, la imagen deviene máscara y genera nuevas estructuras de significado. Su tratamiento de la superficie como trampantojo intensifica la separación entre apariencia y ser, inaugurando un nuevo estadio en que la obra de arte se carga de sentido y cuestiona nuestros modos de ver”.

La exposición podrá verse durante los meses de septiembre y octubre con el siguiente horario: de martes a viernes de 18.00 a 21.00 horas, sábados de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas, y domingos y festivos de 11.00 a 14.00 horas.

La obra de Antonio Guerra no deja indiferente al espectador/ MC

TRAYECTORIA

El trabajo de Antonio Guerra (Zamora, 1983) ha sido expuesto individualmente en instituciones y centros de arte contemporáneo como DA2 de Salamanca, Sala Amárica de Vitoria, Centro Niemeyer de Asturias y festival PhotoEspaña de Madrid, y en diversas galerías nacionales. También ha participado en la Bienal de Artistas del Mediterráneo en Ancona (Italia) y en Tesalónica (Grecia), Outono Fotográfico de Ourense y Encontros Da Imagem de Braga (Portugal), destacando entre sus exposiciones colectivas las realizadas en Breda Photo Holanda, Instituto Cervantes de Madrid y la Embajada de España en Cuba. Por su trabajo ha recibido la beca de Artes Plásticas del Musac de León, la beca Pilar Juncosa & Sothebys de la Fundación Joan Miró, la beca Fundación Villalar, Ayuda a la Creación de la Comunidad de Madrid, la Beca VEGAP y la beca Roberto Villagraz de EFTI. Además, ha sido artista residente en la Casa de Velázquez-Academia de Francia en Madrid y premiado en numerosos certámenes como el premio Jóvenes Creadores de Madrid y Salamanca, el certamen de arte Pancho Cossío de Cantabria y el certamen Arte Joven de Castilla y León, entre otros.