El confinamiento está siendo difícil para todos y está golpeando duramente la economía española, especialmente a sectores estratégicos como los del turismo o la hostelería. Este último es especialmente crucial en nuestra ciudad que es, recordemos, la ciudad con más bares por ha bitante de nuestro país con 5,03 bares por cada mil habitantes.

En todo el país, alrededor de 300.000 bares y restaurantes – la gran mayoría negocios propiedad de pequeños emprendedores autónomos – se encuentran cerrados desde que el Gobierno decretó el estado de alarma el pasado 13 de marzo y son sólo algunos de ellos los que mantienen el servicio a domicilio (que según la información compartida por plataformas como Deliveroo, Glovo o Uber Eats también ha caído significativamente en alrededor del 50%).

Pero aunque no hay ingresos, los impuestos y las facturas siguen llegando. Por esa razón están surgiendo plataformas e iniciativas online para ayudar a que las empresas de hostelería puedan sortear esta crisis y conseguir al menos parte de esa liquidez que tanto necesitan mientras sus establecimientos sigan cerrados.

Con ese objetivo han surgido ‘Salvemos nuestros restaurantes’ lanzada por El Tenedor o ‘Adopta un bar’ que surge de un grupo de amigos y compañeros de máster que trabajan en áreas que nada tienen que ver con la hostelería.

A través de estas plataformas es posible comprar bonos de consumiciones de forma anticipada o incluso añadir propinas o donativos en los establecimientos. Una vez comprada la cena, comida o consumición se recibes un ticket que será canjeable cuando todo vuelva a la normalidad.

Cada día que pasa, todos echamos más en falta poder estar juntos y disfrutar de algo tan leonés como «salir de vinos y tomar unas tapas». Es el momento de arrimar el hombro para echar un cable a todos esos establecimientos en los que tantos buenos momentos hemos compartido. Muchos de ellos, además, a pesar de su complicada situación, siguen trabajando para que aquellos que no pueden cocinar en casa puedan recibir platos preparados o incluso están donando kilos de comida y bebida a hospitales, parroquias y comedores sociales.

Cada pequeña muestra de apoyo cuenta y es más que nunca el momento de estar al lado de nuestros emprendedores y empresas locales, que van a necesitar de la ayuda de todos para salir adelante.