Consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez Quiñones

La Junta dispone de una línea de 5,4 millones de euros para ayudar a pagar el alquiler a personas arrendatarias de vivienda habitual en situación de vulnerabilidad debido a la crisis derivada del coronavirus.

Las personas o familias arrendatarias de una vivienda en alquiler que se encuentren en una situación de vulnerabilidad económica y social, en el actual contexto del estado de alarma ante la pandemia por coronavirus, pueden acogerse a una convocatoria especial de ayudas de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, que prevé publicar en el Boletín Oficial de Castilla y León del próximo jueves día 7 de mayo de 2020, con un presupuesto global de 5,4 millones de euros.

Pueden acogerse a estas ayudas las personas arrendatarias que, como consecuencia del impacto económico y social del COVID–19, tengan problemas transitorios para atender al pago total o parcial del alquiler, o para hacer frente a la devolución total o parcial de las ayudas transitorias de financiación recogidas en el artículo 9 del Real Decreto-Ley 11/2020, de 31 de marzo (préstamos avalados por el Estado y ofrecidos por las entidades bancarias a las personas arrendatarias, sin gastos ni intereses para ellas, y que podrán ser devueltos en un plazo de 6 años, prorrogables excepcionalmente por otros 4 años).

Para poder solicitar estas ayudas las personas arrendatarias deberán reunir dos requisitos acumulativamente:

1º) haber sufrido desde el 14 de marzo una pérdida sustancial de ingresos por desempleo, ERTE, reducción de jornada por motivos de cuidados, cese de actividad, u otras circunstancias similares, de manera que el conjunto de los ingresos netos de los miembros de la unidad familiar no alcance, en el mes anterior a la solicitud de la ayuda, tres veces el IPREM (Indicador Público de Rentra de Efectos Múltiples) con carácter general; cuatro IPREM para unidades familiares con algún miembro con discapacidad mayor o igual que 33%, dependencia o incapacidad permanente; o 5 IPREM para persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o discapacidad intelectual mayor o igual que 65% o enfermedad grave que incapacite a la persona o a su cuidador para realizar una actividad laboral (un IPREM son 537,84 €), y

2º) que la renta arrendaticia, más los gastos y suministros básicos (electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente, servicios de telecomunicación fija y móvil y comunidad de propietarios) resulte igual o superior al 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.

Asimismo, los solicitantes tienen que estar al corriente de pago de la renta de 3 últimas mensualidades inmediatamente anteriores a la solicitud (desde el inicio del contrato si este tiene una vigencia inferior).

CUATRO MENSUALIDADES

La convocatoria establece una ayuda de hasta 4 mensualidades de renta (entre abril y septiembre de 2020), hasta un máximo de 500 euros por mes, o hasta 2.000 euros en el supuesto de haber accedido a las ayudas transitorias de financiación señaladas antes (recogidas en el artículo 9 del Real Decreto-Ley 11/2020, de 31 de marzo).