El Ayuntamiento de Santa Colomba de Somoza, a través de su alcalde, José Miguel Nieto, ha aprovechado la visita del delegado de la Junta de Castilla y León, Juan Martínez Majo, para solicitar que desde la Administración Autonómica se retome la posibilidad de declarar al Conjunto Histórico de Santa Colomba de Somoza como Bien de Interés Cultural (BIC). Ambos, alcalde y delegado, coinciden en que la localidad, así como el resto de la comarca a la que pertenece, está cargada de historia, leyendas y tradiciones. Para Nieto, el pueblo “está envuelto de un rico patrimonio histórico, arquitectónico, cultural, gastronómico y etnográfico que merece ser puesto en valor”.

Santa Colomba, que se encuentra ubicado en el corazón geográfico de la histórica comarca de la Maragatería, en el trayecto del Camino de Santiago, ha conservado a lo largo del tiempo un casco urbano en el que se expresan las características arquitectónicas tradicionales de la zona. Un trabajo de décadas que llevó al Ayuntamiento a promover en los años noventa la petición del reconocimiento de BIC a la Junta de Castilla y León, una iniciativa que no tuvo continuidad y que ahora es retomada por ambas administraciones. “Hemos trasladado el interés municipal a la Consejería de Cultura y Turismo con el fin de impulsar su calificación y, con ello, contribuir al desarrollo de la zona dando nuestro respaldo al esfuerzo que realiza este ayuntamiento por asentar población sin renunciar a su relevante herencia histórica y etnográfica”, señala el delegado.

Las grandes familias de origen arriero y comerciante, cuyo apogeo más brillante tuvo lugar entre los siglos XVII y principios del XX, contribuyeron a dejar plasmado su poder económico y social en forma de grandes ‘casonas’ o pequeños palacetes que son la base de la típica imagen de esta localidad. El alcalde señala que estos inmuebles, cerrados durante la mayor parte del año, se hacen visitables a finales del verano durante la realización de la feria de artesanía denominada ‘Patios con Arte’, una atractiva iniciativa que ha tenido una gran aceptación y en la que colabora la Junta.

Desde el Ayuntamiento destacan el trabajo promocional realizado en los últimos años, como la participación en los stand habilitados por la Administración autonómica en ferias de turismo como Intur o Fitur, así como el llevado a cabo para señalizar determinados yacimientos arqueológicos, para hacerlos visibles y visitables, como puntos de especial importancia conocidos como ‘El Carballal del Oro’.

La localidad de Santa Colomba de Somoza, recuerda Nieto, “es un pueblo que desea seguir siendo pueblo, con un gran legado evidente y palpable convertido en activo turístico, pero con la firme convicción de estar sentando las bases propicias para un futuro prometedor para toda la zona”. En este sentido, hace referencia al amplio calendario de actividades que atrae a curiosos y visitantes también fuera del periodo estival, como las vinculada a la Guerra de Independencia y la batalla acaecida en el año 1809; el Ciclo Versos en la Somoza en el que unen la poesía y la música en la lucha contra la despoblación; la Semana Cultural ‘Abierto en Otoño’; el Concurso Urdiendo Versos, que inunda las ventanas de todas las casas del pueblo con las obras presentadas; las veladas con corales musicales en las gélidas noches de invierno; las exposiciones en la Casa Museo; el Filandón de Difuntos en la noche de Todos los Santos o el Certamen cultural Insitu, con más de 25 años de trayectoria donde se realizan cursos varios, certámenes de pintura y  actividades lúdicas al aire libre.

Dos barrios

Santa Colomba se divide en dos barrios, separados por el cauce del río Turienzo y unidos por un puente de piedra del siglo XIX. El Barrio de Abajo, más antiguo, acoge las primeras construcciones ubicadas en Santa Colomba y varias casonas maragatas, un pozo recientemente restaurado y la iglesia de Nuestra Señora de la Expectación, que alberga en su interior  un vasto legado histórico que abarca desde imágenes bizantinas del siglo XI a cruces procesionales o custodias del siglo XVI.

El Barrio de Arriba o Nuevo es el más visitado, en el que se encuentra ubicada la Casa Consistorial y la mayor parte de las grandes casonas arrieras con sus portones, ventanas y corredores pintados en azul añil, dando al conjunto del casco histórico un aspecto único y especial de arquitectura tradicional maragata. En este barrio se ubica una pequeña ermita del Ecce-Homo, cuya fecha de origen se desconoce y que fue restaurada en el siglo XIX.

El Ayuntamiento, antiguas escuelas del pueblo, sufrió una profunda mejora en sus instalaciones en 2010 con la ayuda de la Junta para convertirlo en un cómodo centro administrativo que guarda la esencia del edificio original y en el que se desarrollan multitud de actividades sociales y culturales.

El alcalde y el delegado, acompañados de la jefa del Servicio de Cultura y Turismo, Amelia Biain, tras recorrer las calles de Santa Colomba, visitaron el Centro Artesanal Maragato (CAM), un ambicioso proyecto en el que el Ayuntamiento ha depositado una gran esperanza y recursos. Tras las obras, finalizadas recientemente, Nieto señala que “el CAM se ha puesto en marcha como centro formador de artesanos, con una proyección a nivel europeo y con la intención de ser un nuevo motor de empuje para el municipio, así como de establecimiento de nuevos vecinos que ayuden a superar con éxito el gran problema de la despoblación en las zonas rurales”. Por su parte, Martínez Majo destaca que “gracias a la financiación de la Junta, el entorno y los acceso al centro estarán en breve concluidos”.