El consejero Fernández Carriero, minutos antes de iniciarse la reunión/ Laciana Digital

La Junta de Castilla y León también se mueve para posicionarse de cara a la primera reunión de la Mesa por el futuro de León, que tendrá lugar el 3 de marzo en la Diputación de León. Precisamente su representante en esa Mesa, el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, presidía esta mañana en Villablino el Comité de Seguimiento del Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros de Castilla y León.

En esta reunión, Carriedo ha “vendido” con un claro tono triunfalista el esfuerzo económico que la Junta ha llevado a cabo entre los años 2016 y 2019 en estos municipios, con una inversión superior a los 292 millones de euros. Dinero que, según el consejero, ha logrado dinamizar la vida económica de las antiguas cuencas mineras.

Sin embargo, la prolongada crisis de las cuencas mineras y la emigración de sus jóvenes por el cierre de las explotaciones de carbón y de las centrales térmicas son algunas de las causas de las manifestaciones del pasado 16F en León, Ponferrada y Villablino y de la creación de la Mesa por el futuro de León.

Según el consejero de Economía, el Plan de Dinamización ha supuesto en su conjunto una movilización de recursos que asciende a 292.648.320 euros, que se reparten entre distintas líneas de actuación en las comarcas mineras, instrumentos de financiación a través de la Lanzadera Financiera, Sodical y otras medidas de financiación a través de Incentivos Regionales y fondos gestionados por el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón.

Carriedo ha especificado que entre 2016 y 2019, la Junta de Castilla y León ha destinado 118.415.953 euros al conjunto de actuaciones de promoción de nuevas actividades vinculadas a la minería, que abarca nuevas tecnologías para aplicaciones del carbón, el fomento de la investigación de yacimientos alternativos de minería no energética y tecnologías relacionadas con la minería aplicables a otro sectores productivos. Asimismo, se ha fortalecido la actividad en sectores alternativos como el agroalimentario, forestal, la artesanía, el comercio y el sector turístico.

Además, dentro de estos ejes de actuación, la Junta ha impulsado medidas de apoyo al emprendimiento, a la formación y cualificación del capital humano; y medidas de mejora del entorno, en concreto actuaciones en materia de infraestructuras, eficiencia energética y restauración de espacios afectados por la actividad extractiva.

PROYECTOS

Como proyectos en marcha, Carriedo ha destacado el centro del urogallo en Villablino, el centro de salud de Bembibre o la reforma de varias carreteras. Como casos de éxito, el consejero ha destacado el Centro del Clima de La Pola de Gordón, la central de biomasa en Cubillos del Sil, el Centro Tecnológico de investigación de nuevas aplicaciones para materiales derivados del carbón, la escuela de cocina de Cabrillanes, la residencia de mayores de La Robla, el auditorio de Guardo o el centro de piragüismo en Cistierna.

INDICADORES LABORALES

El consejero ha apabullado a los asistentes a la reunión con toda una batería de datos económicos: De los 174.232.366 euros movilizados para potenciar la actividad empresarial en las cuencas mineras, la Lanzadera Financiera ha impulsado proyectos empresariales desde 2016 con una financiación que ha ascendido a 155.192.430 euros, lo que ha permitido la creación o el mantenimiento de más de 4.700 empleos.

Además, a través del Instituto Financiero Sodical se ha puesto a disposición de empresas en municipios mineros préstamos por valor de 11 millones de euros. Asimismo, se han movilizado otras ayudas que superan los 8 millones de euros a través de Incentivos Regionales y del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón.

Por lo que respecta al efecto que estas inversiones han tenido en el empleo, Carriedo ha asegurado que a  31 de diciembre de 2019 se contabilizaban 27.241 afiliaciones a la Seguridad Social en los municipios mineros, lo que supone un incremento del 1,9 % desde la misma fecha de 2015. Desde el inicio del Plan, el número de afiliaciones se ha incrementado en 512. Igualmente, en la misma fecha se han contabilizado 6.497 demandantes de empleo, lo que supone un descenso del 29,7 % en el número de parados registrados en municipios mineros, con 2.743 desempleados menos desde el 31 de diciembre de 2015.