José Ignacio goirigolzarri, presidente de . Bankia

Bankia ha cerrado el primer trimestre del ejercicio 2020 con un beneficio neto de 94 millones de euros, un 54% inferior al obtenido hace un año, como consecuencia del adelanto de provisiones para hacer frente a posibles contingencias derivadas de la situación generada por el coronavirus. Sin este efecto, el beneficio habría registrado un descenso del 11,3%.

La entidad ha realizado en el trimestre una dotación de provisiones de carácter extraordinario de 125 millones de euros, con el objetivo de reforzar aún más el balance y contar así con la máxima flexibilidad para atender las necesidades financieras de los clientes.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha explicado que “hemos realizado una provisión extraordinaria que hace que la cifra total de provisiones se haya más que duplicado. Lo importante es que, a pesar de este esfuerzo, volvemos a ser capaces de generar capital en el trimestre, y Bankia hoy tiene los niveles de solvencia más altos dentro de los bancos españoles”.

“Detrás de estas decisiones -ha añadido- está nuestro objetivo de contar con un balance muy sólido, con el fin de apoyar a las familias y las empresas españolas. Somos muy conscientes de nuestra responsabilidad en estos momentos, que es la de estar muy cerca de la sociedad española cuando más nos necesita, y vamos a hacer frente a ella”.

Goirigolzarri ha señalado, además, que “en el corto plazo nos vamos a enfrentar a unos momentos todavía complejos, en los que la evolución de la pandemia va a ser muy determinante. Pero debemos ir preparando ya la salida de esta crisis y hacerlo con determinación porque el futuro no está escrito, lo escribimos nosotros. El futuro lo construimos entre todos”.

“Y en ese futuro queremos jugar un papel de apoyo permanente. Para ello, ponemos a disposición de las familias, empresas y autónomos, no sólo nuestro balance, sino el compromiso y el trabajo de las 16.000 personas que trabajamos en Bankia”, ha aseverado.

BALANCE

A pesar del entorno actual como consecuencia del impacto de la COVID-19, Bankia ha logrado situar el margen bruto en 823 millones de euros, mostrando un avance del 1,1% en tasa interanual y del 17,7% en el trimestre en comparación con el cierre de 2019. Además, el margen neto antes de provisiones sube un 1,2% en el último año.

Este avance está apoyado en los mayores ingresos obtenidos por la venta de carteras de renta fija (ROF) y el buen comportamiento de las comisiones, que han sumado 284 millones de euros, un 9% más en relación con el mismo periodo del año 2019, si bien en términos intertrimestrales se mantienen prácticamente estables (-0,2%).

Dentro de los ingresos por servicios, destacan los avances en las comisiones cobradas a los clientes por la gestión en fondos de inversión, planes de pensiones y seguros (+4,4%) y medios de pago (+3,6%).

No obstante, el impacto registrado por la curva de tipos de interés se ha visto reflejado en el margen de intereses del trimestre, que se ha situado en 458 millones de euros (-8,7%), a lo que se suma la menor contribución de las carteras ALCO de renta fija y de los intereses de dudosos.

Por el lado de los gastos, los de explotación han totalizado 461 millones de euros y crecen de manera controlada un 1,1% respecto al primer trimestre de 2019, lo que ha situado la ratio de eficiencia en el 56,1%. Si se ponen en relación los gastos sobre el total de activos ponderados (APR) del banco en el último año, la tasa es del 2,38%, frente a la media del sector, que se sitúa en el 3,55%.