Julio es el mes definitivo para Compostilla. El Gobierno – más concretamente la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio para la Transición Ecológica – ya ha autorizado a Endesa y la central de Cubillos del Sil cesará su actividad el próximo verano.

Se ha certificado ya que el cierre es compatible con la seguridad del sistema y la garantía de suministro eléctrico y que el desmantelamiento no requiere informe de impacto ambiental, ya que «no se prevén efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, siempre y cuando se cumplan las medidas establecidas». Todos los grupos – con una potencia instalada de 330, 350 y 350 MW respectivamente – deberán dejar de funcionar.

BUSCANDO ALTERNATIVAS

Asimismo, Endesa deberá proceder al desmantelamiento de la central en el plazo máximo de cuatro años a partir de la fecha en la que el cierre se haga efectivo. Mientras, está buscando alternativas para que dicho cierre no genere un impacto negativo en la economía, el ecosistema y el empleo de la comarca.

Para ayudarles en esta búsqueda, la Universidad de León se ha encargado de definir las necesidades sociales, económicas y ambientales de la comarca, para que se pueda determinar cuáles son los proyectos que mejor encajan con las necesidades de la zona, realizando verificaciones sobre viabilidad, impacto ambiental y capacidad para generar empleo en una zona que cuenta con mano de obra con un alto grado de especialización industrial.

La compañía ha recibido ya 32 propuestas dentro del concurso internacional para la búsqueda de proyectos empresariales que generen empleo y riqueza en el Bierzo. Este concurso – parte del Plan Futur-e – es una de las iniciativas de Endesa dentro de su propuesta de transición energética justa en el proceso de descarbonización que acomete la compañía para sustituir la generación térmica por renovable minimizando, como comentábamos, el impacto en el entorno.

Los proyectos recibidos – presentados por 18 empresas nacionales e internacionales – abarcan distintos sectores industriales que van desde el agroalimentario a la construcción, pasando por los servicios, la investigación, el desarrollo tecnológico o la movilidad sostenible.

La superficie con la que contarán el o los proyectos elegidos será la actualmente ocupada por la central térmica – 330 hectáreas de terreno con abastecimiento de energía eléctrica y acceso a gas – en los términos municipales de Cubillos del Sil y Ponferrada. Además de poder aprovechar infraestructuras como naves y equipos industriales, los promotores podrán optar a una amplia oferta de ayudas públicas para llevarlos a cabo.