Cipriano García, director general de Caja Rural de León

Caja Rural de León, Zamora, Valladolid y Orense celebra su asamblea general anual en un clima de optimismo contenido. Sus estrategias comercial, social y económica en plena pandemia del coronavirus están dando resultados y permite a esta cooperativa de crédito exhibir músculo financiero y estabilidad de cara al futuro inmediato.

El próximo 27 de octubre, Caja Rural abrirá su novena oficina en Valladolid, que se convertirá no sólo en la central en la capital pucelana sino en una sucursal emblemática en el corazón financiero de la Comunidad.

Asimismo, se anuncia para la primavera del próximo año la apertura de la oficina número veinte en la provincia leonesa, donde la entidad desembarcó hace 25 años y donde mantiene una política expansiva, a pesar de que el resto de las entidades financieras cierran oficinas y reducen al mínimo sus servicios centrales.

Al frente de la entidad, su director general Cipriano García, acaba de recordar que Caja Rural consiguió en 2019 un beneficio neto de 25,1 millones de euros, un 25,2% por ciento, al mismo tiempo que mejoró las ratios de rentabilidad, productividad y eficiencia, que se mantienen muy por encima del promedio del sistema financiero. “Son unos parámetros muy competitivos y una clara referencia para nuestros competidores. La ratio de solvencia, es decir, las reservas acumuladas de beneficios de la propia Caja, fue del 16,8%, cuando el mínimo exigido es del ocho por ciento. Más del doble de lo que exigen el Banco Central Europeo y el Banco de España”, explicó Cipriano García.

García recuerda que Caja Rural es “eminentemente inversora”, ya que invirtió el 78% de sus recursos para el desarrollo económico de las zonas en las que tiene implantación y alcanzó un volumen de negocio global de 3.690 millones de euros, con un incremento de 328 millones respecto al ejercicio de 2018. “Los recursos gestionados registraron un incremento del 7,7% y la inversión crediticia productiva, sin activos problemáticos, subió un 15,9%”

La ratio de eficiencia, se situó en el 44,1%, es decir, “44,1 euros de gasto para conseguir cien de beneficio”, según aclaró el director general. “Diferencia claramente lo que hace la entidad durante toda su trayectoria. La ratio de eficiencia es una de las mejores de las cooperativas de crédito y superior a la media. Todas las ratios de rentabilidad, productividad y eficiencia están muy por encima del sistema financiero”, destacó.

También Caja Rural mantiene a raya la tasa de morosidad. “Hemos reducido de forma importante la tasa de morosidad, cerrando 2019 con un 3%, lo que supone casi la mitad de la ratio del sistema financiero y consolida la salud de nuestra cartera financiera”, aclaró García.

FRENTE AL COVID

Con respecto a la estrategia de Caja Rural frente a la crisis derivada de la pandemia del coronavirus, Cipriano García destaca el compromiso de la entidad “ al lado de la gente y de la sociedad” y enumeró algunas de la medidas adoptadas, como la eliminación del cobro de comisiones en datáfonos a los negocios sin actividad, el adelanto del pago de pensiones y prestaciones sociales, el Primer Plan de Ayudas de Financiación de 150 millones de euros con fondos propios, el Plan de ayudas del Estado ICO-COVID19 Primer y Segundo Tramo, el Plan de flexibilidad de préstamos, la garantía de disposición en 72 horas de los préstamos ICO-COVID19 Tercer Tramo, la eliminación de todas las comisiones hasta el 31 de diciembre de los datáfonos de la entidad y el abono del 10% de todas las compras en los establecimientos comerciales hasta el 30 de septiembre.

UNA ENTIDAD REIVINDICATIVA

Caja Rural participa activamente en la sociedad Zamora 10, muy similar a la agencia puesta en marcha en León para poner en marcha la Mesa por el futuro de León, con posicionamientos muy concretos como el anuncio de aportar el primer millón de euros para desbloquear el proyecto de vuelta de la vida militar a la base Monte la Reina. Caja Rural califica este  proyecto de “ilusionante” y García recordó que el jefe del Estado Mayor del Ejército ha dado el visto bueno a la recuperación del campamento. “El problema es puramente económico, y por eso queremos anunciar que Caja Rural, aunque es una entidad privada, aportará el primer millón. Esperamos que esto sirva como incentivo”, aseguró el director general

Asimismo, Cipriano García exigió al Gobierno la culminación del desdoblamiento de la Nacional 122 hasta la frontera lusa. “Da la sensación de que se va a hacer porque Portugal tiene un interés especial en que se haga”, aseguró García. “No tiene sentido que Portugal lleve su autovía hasta la frontera y que ahí todavía haya 50 kilómetros de carretera convencional para llegar a Zamora. Es un proyecto que ya se tendría que haber llevado a cabo, que se ha prometido muchas veces. Tenemos esperanza, pero también cautela”, resumió el ejecutivo de la entidad.