Satisfacción contenida. Caja Rural presentó ayer su balance del año 12018 a nivel general y en la provincia leonesa en particular, en un clima de satisfacción por los resultados conseguidos. En León, la Caja Rural  creció al ritmo del 12,2%, con alzas muy significativa en inversión, en torno al 10,9%; y especialmente en recursos gestionados, con un incremento del 13,4%.

El director general de la Caja, Cipriano García, y el presidente, Nicanor Santos, argumentaron el éxito del balance en unas estrategias muy medidas de proximidad, cercanía y calidad de servicio al cliente. Caja Rural apuesta por el mundo rural. Ya tienen 18 oficinas, con una plantilla de 60 empleados. Hace dos semanas abrían su última oficina en Sahagún. Cuando la mayoría de las entidades financieras cierran oficinas y despiden a empleados, Caja Rural se extiende como mancha de aceite y no despide a nadie.

El volumen de negocio de Caja Rural en la provincia de León ascendió el pasado año a los 575 millones de euros, con una tasa de mora de apenas un 4,01%, una de las más bajas del sector a nivel nacional. La inversión en la provincia subió hasta los 164 millones de euros. En los últimos cinco años, la entidad ha prestado a los leoneses más de 611 millones de euros, especialmente a autónomos, profesionales y pequeñas y medianas empresas.

Caja Rural
Nicanor Santos, presidente; y Cipriano García, director general/ MC

Un sector en el que más crece el negocio de Caja Rural de León es en la concesión de hipotecas, que en la capital ya representan el 10,7% del total y un 6,2% a nivel provincial. Al cierre del año, Caja Rural ya contaba en la provincia leonesa con 31.000 clientes, de los cuales 3.000 se incorporaron a lo largo del pasado año. En total, la provincia leonesa representa ya el 25% del negocio de todo el balance de la Caja Rural.

2019 será, asimismo, un año especial para Caja Rural. Además de la oficina recién abierta en Sahagún, el próximo 9 d abril inaugurará la sede central, ubicada en la Avenida de Ordoño II de la capital leonesa. Esta sede central acogerá, además de la Jefatura de Zona, servicios muy especializados como banca privada, oficina de seguros y servicio de banca privada.

En su comparecencia ante los periodistas leoneses, Cipriano García aseguró que Caja Rural ha crecido a rebufo del retroceso del banco resultante de las antiguas cajas de ahorro España y Duero, pero especificó que los grandes beneficiarios de la desaparición de esas cajas han sido los bancos. “Nuestro mérito está en haber resistido la crisis financiera sin ningún tipo de ayudas ni subvenciones públicas. Nuestro secreto ha sido estar cerca del cliente, conocer sus necesidades y ofrecer productos competitivos” y añadió que “nosotros queremos ser compañeros de viaje del cliente, dar un servicio de calidad y no tener como objetivo el beneficio por el beneficio. El beneficio siempre vendrá inducido por las consecuencias de un servicio de calidad”.

El director general de Caja Rural concluyó su intervención enfatizando que “Caja Rural ha venido a León para quedarse, no estamos aquí de visita, queremos invertir en la provincia; creemos en el futuro de León, en su potencial y en sus posibilidades”.

PRINCIPALES RATIOS 2018

Volumen total de negocio: 3.361 millones de euros, un 7,5% más

Inversión crediticia: 600 millones de euros.

Recursos propios: 200 millones de euros, con un incremento del 18,1%

Tasa de morosidad: 5,3%, una de las más bajas del sistema financiero español

Ratio de solvencia: 16,2%, muy superior al mínimo exigido

Ratio de eficiencia: 45%, uno de los mejores de las cooperativas de crédito de toda España.

Socios: 48.000, con un total de 233 cooperativas asociadas.

Beneficio: 20,1 millones de euros, un 21,5% superior al del ejercicio anterior.