Premios Caja Rural
Foto de familia de autoridades en el acto de entrega de los premios anuales de Caja Rural/ ABC

El director general de Caja Rural Zamora, León, Valladolid y Orense, Cipriano García, ha pedido a los poderes públicos el apoyo necesario a las empresas y entidades financieras comprometidas con el mundo rural. “La España vaciada necesita, sin duda, un trato especial y urgente”, ha asegurado García en el acto solemne de entrega de los Premios de la Fundación Caja Rural, celebrado anoche en la capital zamorana. García hizo este alegato ante la presencia del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Cientos de personas arroparon a la Caja Rural.

Cipriano García augura “un desierto financiero” en el  mundo rural si las entidades públicas no toman medidas urgentes, como incentivos o reducciones fiscales a lo que él ha denominado la España vaciada. El director general de Caja Rural hizo hincapié ante cientos de asistentes en el enorme esfuerzo que su entidad está llevando a cabo para mantener sus oficinas en el mundo rural, reconociendo que algunas de esas sucursales no son rentables. “Caja Rural es más que una entidad financiera” explicaba García y añadía que “Caja Rural es un motor socioeconómico, imprescindible de anclaje social” y dejó claro que “somos de aquí y queremos que nuestra gente se desarrolle y trabaje en nuestra tierra. Estamos ofreciendo a la sociedad los mismos avances tecnológicos que la gran banca. Tenemos la sensibilidad de mantener abiertas todas nuestras oficinas y puestos de atención al cliente”.

Tras este toque de atención, el director general de Caja Rural lanzó, a pesar de todo, un mensaje de optimismo. “Sólo desde una actitud proactiva y positiva se pueden hacer realidad las ilusiones y proyectos que nos propongamos, sin complejos, sin apreturas, superando  nuestras carencias personales y maximizando, unidos, nuestras fortalezas”.

Dentro de este contexto, Cipriano García pidió al presidente de la Junta de Castilla y León todo el apoyo institucional al proyecto de Zamora 10, una herramienta imprescindible para llevar a cabo proyectos empresariales que consoliden el tejido industrial de la provincia y fijen población. García puso como ejemplo de un éxito de Zamora 10 la Escuela Internacional de Industrias Lácteas,  que “ya es una realidad, incipiente, pero una realidad”.

Cipriano García
Cipriano García, director general de Caja Rural /MC

Por último, García tendió la mano de Caja Rural a colaborar con las instituciones públicas para invertir la tendencia demográfica que está abocando a la despoblación a extensos territorios de Castilla y León y para aplicar medidas concretas como la conexión por autovía con Portugal, la banda ancha de internet en toda la provincia, el apoyo a la marca Zamora, la oficina de inversiones, los cursos de español para extranjeros, la ampliación del polígono industrial de Benavente y proyectos de dinamización turística, cultural y de defensa del patrimonio.

CAJA RURAL EN LEÓN

Caja Rural tiene operativas en la provincia leonesa un total de 18 oficinas, un número que irá creciendo en los próximos años. Actualmente Caja Rural tiene más de 30.000 clientes en la provincia, tras crecer en más de 3.000 el pasado año. Hace unos meses, Caja Rural inauguraba en el centro de la capital leonesa su oficina central operativa.

Caja Rural obtuvo el pasado año un beneficio histórico, al superar los 20 millones de euros. Gran parte de esos beneficios se destinan a reforzar el capital de la entidad. El volumen de negocios supera los 3.000 euros. La plantilla de Caja Rural es de 290 empleados, repartidos en 97 oficinas ubicadas en Zamora, Orense, Valladolid y León. El 94% de los empelados tiene titulación medio o superior, la edad media es de 36 años y las mujeres suponen el 40%.

El modelo de Caja Rural se basa en la cercanía y el trato personal, una banca de proximidad, muy pegada al terreno y a las necesidades de sus clientes.