Impulsar el diálogo con la oposición y facilitar el consenso es el objetivo principal de la actual alcaldesa de San Andrés del Rabanedo, el tercer municipio de la provincia. Camino Cabañas, socialista, lleva cuatro meses en el cargo. Accedió tras la dimisión de la anterior regidora, también socialista, investigada en el “Caso Enredadera”. Cuatro meses no es tiempo suficiente para valorar una gestión, pero lo que nadie pone en duda es el trabajo, la ilusión, el derroche de energías que evidencia esta mujer alegre, extrovertida, que predica con el ejemplo la política de puertas abiertas y de transparencia. Licenciada en Historia, asume que la Cultura tiene que ser una seña de identidad de su municipio y que Araú, ay Araú es la asignatura pendiente desde hace años.

Camino Cabañas
Gesto de la alcaldesa de San Andrés del Rabanedo/MC

-¿Qué ha pasado en estos cuatro meses que lleva como alcaldesa?

-Pues lo que ha pasado es que hemos dotado de calma al Ayuntamiento.  Veníamos de una situación conflictiva, a lo largo de toda la legislatura la relación con la oposición ha sido muy complicada y, aunque parezca imposible, lo que hemos logrado en cuatro meses ha sido dar una sensación de normalidad, de trabajar por esa normalidad.

-Bueno, la estabilidad siempre es un punto de partida…

-No, no se trata tanto de estabilidad como de poder hablar con la oposición, hablar con ellos como unos compañeros más, tratar con ellos las cuestiones importantes que afectan a San Andrés. Ahora hablamos de forma fluida…

-¿Y cómo se traslada ese buen ambiente  a la gestión diaria?

-Por ejemplo, estamos trabajando conjuntamente en los presupuestos. El plan de inversiones que vamos a presentar desde el equipo de gobierno se está haciendo con las aportaciones de la oposición. Estamos elaborando los presupuestos de forma consensuada. La idea es que sean los presupuestos de todos.

-¿No teme que el largo periodo de precampaña electoral enturbie ese clima de consenso?

-Espero que no. Me sorprendería que fuera como usted dice. Estamos hablando y practicando el diálogo y el consenso a favor del bienestar de San Andrés. Si así fuera me habrían engañado todo este tiempo y no lo creo. Al margen del ruido de la precampaña electoral sí vamos a dar el ejemplo de consenso en unos presupuestos para San Andrés.

-¿Serán unos presupuestos inversores?

-Sí. Ya los presupuestos actuales eran inversores, con más de un millón de euros. En este nuevo proyecto prevemos 1.200.000 euros.  Y, además de ser un presupuesto inversor, lo va a ser remodelador. Apuesta por un plan de asfaltado, por el polígono industrial… es un presupuesto dinámico.

-¿Qué importancia va  a ocupar la Cultura en esos presupuestos?

-No queremos centrar la atención en el edificio Araú. La Cultura tiene que ser mucho más que Araú.  Estamos obligados a generar más oferta cultural. Una oferta cultural distinta que conjugue el hecho de estar al lado de León capital y la propia identidad de nuestro municipio. Los vecinos nos demandan un mayor aprovechamiento de las instalaciones culturales del municipio.

-Es decir, hay un asociacionismo cultural activo en San Andrés…

-Sí. En San Andrés tenemos el problema de la dispersión geográfica y una de las demandas de los vecinos es que programemos más actividades en los pueblos y en los barrios. Esa debe ser una seña identidad propia. El asociacionismo reivindica actividad en esos pueblos. Y lo que hemos tratado de hacer en la presente legislatura es precisamente eso. Ya hemos relanzado el asociacionismo en San Andrés, que estaba muy relajado y ya hay asociaciones que comienzan de nuevo a tener actividad. Por ejemplo, colaboramos con la Cofradía de San Andrés, en un intento de ir más allá de la propia Semana Santa. En Trobajo hay asociaciones que están tirando, como La Parva. En este sentido, estamos trabajando para hacer pedagogía de las tradiciones. Vamos en esa línea. De cara a la nueva legislatura lo que proponemos es aumentar las actividades en la calle, que vuelva a haber oferta cultural. Queremos que aquí haya conciertos, exposiciones, poesía, etcétera.

-La peculiaridad de San Andrés es que combina lo muy urbano con lo muy rural…

-Sí, pero eso no es un problema sino una oportunidad. Debe ser una ventaja y una seña de identidad. Tenemos lo mejor de los dos mundos. Tenemos el ámbito más urbano en Trobajo, Pinilla o el Barrio de la Sal, que demandan una actividad cultural, digamos, más urbana; y, por otro lado, tenemos rutas verdes, una de las cuales vertebra todo el  municipio y pueblos con una clara identidad como Villabalter, con su potente asociación de teatro Valterius,  o Ferral. Es un aspecto que tenemos que potenciar. Queremos exportar el modelo de Villabalter al resto del municipio.

Camino Cabañas
El diálogo y el consenso, objetivos de la alcaldesa /MC

ARAÚ

-¿El Camino de Santiago es una oportunidad para San Andrés?

-Por supuesto. Nos hemos adherido a la Asociación de Municipios del Camino de Santiago con la idea de programar actividades en la calle relacionadas con el Camino. Lo que pretendemos es que el vecino de San Andrés e acostumbre a buscar oferta cultural en el municipio.

-¿La clave de bóveda del proyecto cultural es Araú, un  edificio que  no acaba de inaugurarse?

-En un futuro, Araú como motor cultural se va a vender solo porque hay mucha gente a la espera para hacer proyectos culturales.  Pero hay que esperar porque yo no quiero un edificio que tenga carencias y que eso suponga un lastre económico para al Ayuntamiento.  A veces debemos aparcar la pasión que nos pueda llevar a decir que inauguro y lo asocio, por ejemplo, a mi nombre y pensar más en las repercusiones. Prefiero no inaugurar yo, pero que cuando se entregue el edificio se haga ya con una oferta cultural y, segundo, con un edificio en perfectas condiciones.

-¿Cómo sueña Araú?

-Lo sueño en grande. Araú tiene varias vertientes, la del auditorio, que puede acoger conciertos, monólogo y, a la vez, está diseñado para acoger también pequeños actos, como teatro vanguardista, espectáculos que interactúen con el público. Ahí tenemos el ejemplo de las actividades de Euterpe en León. Buscaremos actividades culturales más alternativas e intimistas.

Y, luego, están las salas de exposiciones, una de ellas con una  muestra permanente de las tradiciones del municipio. Y, bueno, recordar que la familia cedió al Ayuntamiento la maquinaría e la antigua fábrica, está restaurada y queremos que sea parte de la exposición  permanente. También se utilizará una parte para promocionar el Camino de Santiago a su paso por el municipio.