La joven emprendedora leonesa Camino Martínez ha puesto en marcha su proyecto empresarial digital bajo el nombre de “Camino Green”. Se trata de un espacio virtual en el que reunir toda la información sobre el cuidado de la piel desde la cosmética, basada en el movimiento slow que aboga por un consumo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Mediante artículos online y también a través de talleres presenciales, “Camino Green” ayuda a entender lo que necesita la piel y a analizar los componentes de los productos cosméticos habituales.

Nacida en León, Camino Martínez es bióloga con un Máster en Cosmética y Dermofarmacia y un Posgrado en Cosmética Natural y Fisioestética. Apasionada por el conocimiento de la piel, creó hace un año “Camino Green”, un espacio itinerante de talleres presenciales y sesiones online de Cosmética Orgánica y Natural, donde profundiza en formulaciones, conceptos y beneficios reales de esta cosmética libre de tóxicos.

-¿Qué razones le impulsaron a crear “Camino Green”?

-Siempre me ha encantado conocer cuál es el proceso y qué pasa en cada célula de nuestro cuerpo. Estudiando Biología me di cuenta que la piel es fascinante, es el órgano más grande del cuerpo y es esencial para nuestro organismo. Esto me llevó a la rama de la cosmética y estudiar cómo cada ingrediente interactúa con la piel y qué hace para mejorarla.

Aun así me quedaban dudas sobre qué ingredientes o procesos se usan en cosmética convencional y decidí completar mis estudios con un posgrado centrado en cosmética natural.

Camino Martínez
Camino Green. Foto: Berta Delgado

COSMÉTICA NATURAL Y ORGÁNICA

-Y llegó a la conclusión de que es mejor utilizar una cosmética más natural…

-Desde hace unos años estamos muy concienciados de qué comemos; no queremos alimentos procesados, con colorantes, conservantes o calorías vacías. Me paré un momento y pensé, ¿Y la piel? un español se añade 17 productos cosméticos al día y normalmente no nos fijamos en las etiquetas, no analizamos lo que realmente nos ponemos en la piel. Las partículas que se absorben por la piel pueden llegar directamente al torrente sanguíneo como se ha demostrado, por ejemplo, hace unas semanas en un estudio realizado por la FDA sobre ingredientes de protección solar. ¿Cuál es su efecto en nuestro interior? Está todavía por demostrar.

Desde mi blog y en mis talleres explico cómo se puede elegir una cosmética consciente y realmente beneficiosa para la piel.

-¿Por qué es mejor la cosmética natural que la convencional?

-Normalmente los productos de cosmética convencional tienen una formulación llena de derivados del petróleo, perfumes, colorantes y más ingredientes sintéticos que no aportan un beneficio real a nuestra piel; es más, en muchas ocasiones debilitan nuestro manto hidrolipídico y, como consecuencia, aparecen las alergias e irritaciones.

Las formulaciones en cosmética natural y orgánica están basadas en aguas florales, aceites vegetales y extractos de plantas donde, más o menos un 30% de esta formulación es principio activo frente a un 1% en cosmética convencional.

Las grandes marcas convencionales gastan mucho dinero en crear patentes de principios activos donde la mayoría se asemejan a principios que encontramos en la naturaleza. Entonces, ¿realmente necesitamos algo sintético cuando lo podemos obtener de la naturaleza?

-Pero la publicidad de las marcas convencionales aseguran que muchas de ellas son respetuosas con el medio ambiente…

– Bueno, hay un término que se llama ‘greenwashing’ y significa un lavado de imagen. Estas marcas dan un giro a la presentación para hacerse ver como respetuosas al medio ambiente.

Lo pueden hacer de varias maneras: Imagen del producto o packaging con colores más ‘naturales’ pero la formulación sigue estando llena de sintéticos. O utilizan un reclamo de plantas reconocidas o famosas en ese momento pero casi inexistentes en la formulación. Eso sí, siempre dentro de la legalidad. Dicen la verdad a medias

-¿”Camino Green” es una alternativa real y eficaz?

-“Camino Green” nace desde una base científica dada por mis estudios y mis años de experiencia en la industria. Quiero que seamos conscientes de lo que compramos, que sean productos con principios activos que realmente sean beneficiosos y no por el márketing de las marcas. La clave está en leer las etiquetas de los cosméticos. Muchas veces no nos facilitan este proceso ya que no están fácilmente visibles o las tapan con el precio.

UN PROYECTO CON ALMA

-¿Las redes sociales son fundamentales para estos proyectos empresariales on line?

-Claro. Hace exactamente un año que comencé este proyecto, un año de mucho esfuerzo dedicado a la creación de mi web, al posicionamiento en redes sociales, sobre todo Instagram, donde hoy día cuento con aproximadamente 5.000 seguidores. Las redes sociales son básicas para hacer crecer tu negocio, te dan mucha visibilidad te llevan a sinergias con profesionales afines que seguramente de otra manera o no llegarían o tardarías más en encontrarlas.

“Camino Green” es básicamente un negocio online, no tengo oficina, no tengo un centro físico de actividad. La parte presencial de talleres son totalmente itinerantes, busco siempre los mejores lugares y momentos para disfrutar del cuidado de la piel.

Cada vez me demandan más talleres online donde cada persona se gestiona su tiempo de aprendizaje y sesiones privadas vía skype.

-¿Cuál es la clave de tu éxito como joven emprendedora?

-La organización es clave para emprender, mas si, como yo, sigues trabajando por cuenta ajena. Hay días que no estás seguro de lo que estás haciendo y la cabeza se llena de miedos, pero la sensación de plenitud al acabar cada taller o cada sesión no tiene precio, sé que esto es lo que quiero. Todos tenemos “’algo”’ en lo  que destacamos que nos hace únicos y hay que saber aprovecharlo.

-Pero la  vía on line siempre es más fría, distante…

-No, al revés. Mi proyecto tiene alma. Uno de los pilares principales para cualquier proyecto que trate con personas es la cercanía. Crear un vínculo con la persona que está al otro lado de la pantalla o al otro lado de la sala es crucial para que tu proyecto tenga alma.