Cazadores de instantáneas urbanas

'Gente corriente… y otras especies' es un libro de fotografías y poemas del fotógrafo aficionado Luis Ángel Vidal Manceñido y de la poeta Nuria Antón

Luis Ángel Vidal
Luis Ángel Vidal Manceñido

Luis Ángel Vidal Manceñido tenía un sueño, como Luther King, y lo ha hecho realidad. Fotógrafo aficionado se ha asociado con la poeta Nuria Antón para presentar un libro fuera de lo normal, que marida a la perfección fotos y versos y todo ello con una edición cuidada y atrevida de la mano de la agencia DlvLacentral. El sueño hecho realidad es el libro Gente corriente… y otras especies, retratos y versos dedicados a gente anónima, personas cazadas en su quehacer diario, en su intrahistoria, siempre en un ambiente urbano, impersonal, universal.

¿De dónde te viene la afición por la fotografía?

Es una vocación tardía, comencé a eso de los 25 años. Empecé poco a poco, te vas enredando, pero fue determinante mi entrada en Focus, una asociación de fotógrafos aficionados de León. Ahí tomé contacto con mucha gente y con muchas maneras de ver las mismas cosas, así como de pensar y de contrastar técnicas.

Portada Gente corriente y otras especies
Portada del libro

¿Este libro no es tu primer trabajo de fotografía?

He desarrollado muchos proyectos de manera modesta, algunas exposiciones tanto colectivas como individuales, cartelería, por ejemplo de Semana Santa, escenografías para compañías de teatro como La Galerna. Y ahora este libro, que o es otra cosa que otro paso más en la evolución.

¿Cómo son las fotografías de este libro?

Lo forman fotografías instantáneas. Son sustratos o sustracciones de imágenes de la realidad cotidiana. Soy un fotógrafo más intuitivo que técnico. La instantánea me ha atrapado y me muevo muy bien en ese momento caótico. La instantánea es muy exigente. Te exige estar alerta, ser decidido, atrevido y, al mismo tiempo, te permite ser testigo de un hecho desde primera fila. Se trata, además, de una realidad no manipulada ni maleada, aunque utilizando todas las técnicas que he tenido mano.

¿Motivos leoneses?

El libro es una descripción básicamente del entorno nuestro, de Nuria Antón y mío, a través de sus gentes. Es un libro en el que combinamos la fotografía con lo poético. Nuria es testigo de esa realidad a través de mis fotos. De León hay alguna fotografía, pero creo que hay fotografías de treinta y tantas ciudades. El tema de las ciudades no es algo importante, las escenas son de cualquier sitio, universales. La localización no es determinante.

Es decir, eres viajero.

La fotografía es consustancial con mi vida. Yo siempre llevo una cámara encima. Este libro es la historia de un reto. Tenía que darlo todo y elegir muy bien a los compañeros de viaje para que el resultado fuese digno. En estos tiempos es muy difícil ejercer la capacidad de sorpresa, de ahí que el resto fuese lograr imágenes potentes con gente corriente.

¿Las personas son las protagonistas de esas fotos y de esos poemas?

Todo es gente, eso sí gente corriente. He buscado imágenes potentes, con fuerza a través de personas que externamente, yo me incluyo, no generamos esa fuerza. Es gente cotidiana, gente que nos encontramos por la calle todos los días.

Y la poesía, ¿cómo se combina con la fotografía?

Inicialmente este libro era un proyecto individual, fruto de mi evolución profesional. Pero una vez que lo puse en marcha entendí que faltaban otras dos patas para el banco: La versión literaria de la fotografía, cuyo espectador o lector se plantease dos versiones o que pensase dos veces. Ahí entra Nuria con su lenguaje poético, muy distinto al fotográfico. Dos alternativas distintas. Además, los poemas de Nuria son el hilo conductor del libro. Primero fue la foto, después, el poema; pero ahora ya no se sabe qué fue primero. De eso se trata. Es el trabajo en equipo.

Luis Ángel Vidal y Nuria Antón
Los dos autores: Luis Ángel y Nuria Antón

¿La poesía siempre coincide con lo que tú has buscado transmitir en cada foto?

Sí, coincide. Nuria ha cumplido a la perfección el reto. Y ella ha sabido ponerse en modo dinámico y divertido.

¿Y la otra pata del banco?

Es el continente, la forma de presentar el libro, tan importante como el contenido. Aquí es donde ha entrado la agencia DlvLacentral. Ellos nos han enseñado a explicar y a mostrar nuestro trabajo de una firma moderna. Al final las tres patas del banco tienen todo el mismo espíritu. Es un libro fresco, dinámico, atrevido. La forma acompaña perfectamente al contenido.

¿En este caso una foto vale más que mil versos o un versos más que mil fotografías?

No todo en la vida es blanco o negro y la fotografía no va a ser menos. En nuestro caso, la fotografía está ahí para que la gente piense, que saque conclusiones. Hay que intentar que la gente piense, sobre todo en estos momentos.

¿Color o blanco y negro?

Las fotos son en color. Siempre me ha atraído más el color, aunque desee hace unos meses hago más fotografías en blanco y negro. Este libro es una labor de diez o doce años, por eso va en color.

¿Cómo están hechas las fotografías?

Con dispositivos móviles y, sobre todo, con una cámara compacta. Hay alguna con una réflex, pero son las menos. Por eso el escenario es lo de menos y lo importante son las circunstancias. Las fotos son fruto de mis paseos. Son reflejos de la gente corriente y, bueno, de las otras especies, es decir una especie de longitud de onda, de ver o no ver cosas en virtud de la longitud de onda que cada uno tenga. Mi longitud de onda capta gente de carne y hueso y gente que no lo es. Estas otras especies, carteles o imágenes pseudohumanas, me han ayudado a componer este libro.

¿Cómo se ve a la gente normal desde detrás de tu cámara fotográfica?

Muy susceptible y la susceptibilidad nos lleva a la hilaridad y ésta al cabreo. Hoy todo nos parece mal, exigimos que nos traten de la manera que nosotros no tratamos a los demás. Los medios de comunicación ayudan a fomentar este estado. Con mis fotografías intento dar un segundo de protagonismo a alguien que difícilmente lo podría tener de otra manera.

Además, es un libro solidario.

Cuando me planteé este proyecto, que es mi primer libro de fotografía porque ya publiqué uno de cuentos, consideré que era muy importante que alguien sacase rentabilidad de mi ilusión. No me sobra el dinero, pero para mí el hecho de publicar este libro me colma, es una auténtica satisfacción para mí y para Nuria. Por eso, todo el beneficio económico de este libro va a ir dedicado a dos ONGs: la Asociación Parkinson de León y Mundo Ético. El precio del libro es de 25 euros.

Y después de este libro, ¿por dónde va a encaminarse tu afición como fotógrafo?

Soy un fotógrafo con minúsculas y aficionado con mayúsculas y eso me da la tranquilidad de seguir haciendo foto sin saber con qué fin concreto. No me planteo un proyecto definido.