CCOO y UGT, los sindicatos que lideran la iniciativa de constituir una Mesa por el Futuro de la provincia de León, exigen a todos sus interlocutores la constitución de la misma antes del 16 de febrero, fecha en la que hay convocadas tres manifestaciones, en León, Ponferrada y Villablino, para exigir la reindustrialización de la provincia. Los sindicatos dejan claro que la convocatoria de esas manifestaciones no va contra nadie, en alusión a los gobiernos central y autonómico, sino que es una iniciativa en positivo para urgir una coordinación para contrarrestar la “caída en picado” de la provincia.

Esta mañana se ha sumado a esta propuesta el partido UPL, aunque sus líderes no han logrado arrancar a los sindicatos el apoyo a su estrategia de separar las provincias de León, Zamora y Salamanca de la actual comunidad de Castilla y León.

En los próximos días, los sindicatos se entrevistarán con las patronales leonesas FELE, CEL, Cámara de Comercio y asociaciones de comerciantes,  así como con la Diputación y sindicatos agrarios. En total esperan cerrar la próxima semana la adhesión de unas cincuenta instituciones públicas y privadas, asociaciones y fundaciones.

Ante los precedentes que ya terminaron hace años en fracaso, como el Pacto por León o León con Futuro, los responsables de CCOO y UGT insisten en que esta iniciativa no se parece en nada a las anteriores y que, en  ningún caso, es “un brindis al sol”. De ahí que al mismo que se negocia la constitución de la Mesa se convocan manifestaciones, en una especie de “palo y zanahoria” para presionar a las instituciones, sobre todo al Gobierno central y Junta de Castilla y León.

La máxima prioridad es que el Gobierno central se sume a esta iniciativa. Por de pronto, desde Unidas-Podemos de León se está intentando el apoyo del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. Por su parte, desde la Junta se condiciona su participación a que se siente en la Mesa el Gobierno central.  Se da por hecho que no habrá problemas con Diputación, ni con el Consejo Comarcal del Bierzo y con las patronales leonesas.

OBJETIVOS

El objetivo de esta Mesa es coordinar, desde un posicionamiento profesional, las inversiones públicas previstas desde Europa a través de los fondos de la Transición Energética y fondos de las cuencas mineras, los procedentes de los Presupuestos Generales del Estado, los que asigne la Junta de Castilla y León y desde la Diputación. Hasta ahora nadie ha cuantificado estos fondos.

Los sindicatos prevén un plazo de diez años, con sus correspondientes presupuestos, para revertir la situación de la provincia, que los sindicatos califican de “catastrófica” no sólo a nivel económico sino también a nivel social, dada la gravedad de la tendencia negativa de la despoblación de la provincia y de su envejecimiento.

En este sentido, lo más urgente es diseñar un plan de reindustrialización, con unas prioridades concretas y con presupuestos comprometidos. A lo largo de los próximos diez años.