La Robla
Imagen de hace unos de La Robla/ Bertolavid

La asociación de colegios profesionales de León, ColproLeón, que integra a más de 20.000 profesionales de diversos sectores, se ha posicionado a favor de la construcción de las biorrefinerías de La Robla, en León, y de Barcial del Barco, en Zamora. ColproLeón se suma así a más de 130 ayuntamientos de toda Castilla y León, que han firmado un manifiesto para desbloquear estos proyectos industriales, claves para el desarrollo del mundo rural y, en el caso de La Robla, en una zona deprimida por el cierre de las minas de carbón y la central térmica.

Actualmente, una plataforma cívica está impulsando este proyecto. Desde la plataforma, que cuenta ya con el apoyo de más de trescientos pueblos de la Comunidad, se segura en un comunicado que “el desarrollo del plan industrial de Biorrefinerías en La Robla (León) y Barcial del Barco (Zamora) supondría la creación de miles de puestos de trabajo indirecto y cientos directos en zonas despobladas y castigadas sobremanera por el paro, situación que se agravará con el cierre de centrales térmicas y minas. Por lo tanto la creación de este desarrollo industrial desde Benavente hasta la montaña central leonesa debería ser, este 2020, considerado de interés general, estratégico así como prioritario. Administraciones locales, regional y nacional deberían actuar de forma conjunta en apoyo de este plan industrial vital y de urgente necesidad para nuestra región oeste”.

LA ROBLA

Una de estas biorrefinerías se instalará en el polígono industrial de La Robla de manos de la empresa Green Fuel Corporación, a través de su filial Green Fuel Castilla y León. El proyecto prevé que la producción de esta planta será de 110.000 toneladas/ año de biocombustible, producción similar a la que producirán el resto de las plantas que la empresa Green Fuel Corporación está construyendo en otros lugares de España. La inversión prevista en esta planta será de 24 millones de euros.

En 2016, las Cortes de Castilla y León calificaban por unanimidad de “interés general” este proyecto. Actualmente la continuidad del proyecto depende del visto bueno medioambiental por parte de la Junta. «No se puede tardar meses en obtener una simple prórroga y concesión de prioridad. Desde esta plataforma empezamos a preocuparnos por la demora y nos empiezan a retornar recuerdos y fantasmas de años pasados, cuando documentos técnicos debidamente presentados por los promotores desaparecían por cajones de Valladolid y no llegaban a otros organismos», apuntan desde la Plataforma.