Manuel Azuaga, presidente de Unicaja/ Diario Sur

Fundos y el banco andaluz Unicaja se verán definitivamente las caras este lunes, 27 de julio, en el esperado juicio sobre la propiedad de miles de obras de arte, edificios, mobiliario, libros y una cantidad en efectivo que podría superar los cien millones de euros. A las 09:30h comenzará la vista en el Juzgado de Instrucción número 9 de León. Están llamados a testificar los máximos representantes del banco, entre ellos Braulio Medel,  quien fuera su presidente, actual presidente de la Fundación Unicaja y autentico hombre fuerte del banco como primer accionista. Eso sí, lo hará por videoconferencia. De la  misma manera declarará el actual presidente del banco andaluz, Manuel Azuaga.

En el juicio, que se prolongará durante los próximos días, se ha de dirimir la propiedad de numerosos edificios repartidos por toda Castilla y León. Entre los terrenos que se disputan está el solar sobre el que se levante el edificio de El Portillo, antigua sede central de Caja España, un edificio polivalente moderno, hoy infrautilizado y casi abandonado.

La fundación Fundos reclama en los juzgados esta auténtica fortuna al considerar que Unicaja retiene de forma ilegal obras de arte, edificios, solares y dinero en metálico que les corresponde en virtud de los acuerdos de absorción de Unicaja de las antiguas cajas de ahorro España y Duero, cuyas obras sociales pasaron a integrarse en Fundos. La clave de la cuestión reside en la firma de unas segundas escrituras a favor de Unicaja y que, según Fundos, los firmantes no tenían poder para ello.

Por el juzgado desfilarán estos días altos responsables de las antiguas cajas España y Duero, sus antiguos directores de la Obra Social y los principales ejecutivos del banco Unicaja. También declararán peritos del Banco de España y de la Fundación Duero, con sede en Salamanca y con la que Unicaja sí mantiene estrechas relaciones.

Entre los testigos estrella, además de Medel y Azuaga, se encuentra Evaristo del Canto, presidente del Banco Ceiss, resultante de la fusión de las cajas España y Duero, y actualmente presidente de la Fundación MonteLeón, totalmente ajena a este conflicto.  Otros miembros del comité de dirección de aquel entonces del Banco Ceiss también están llamados a declarar como el abogado Luis Miguel Antolín; el director de la Obra Social, José Manuel Fernández; o José María d la Vega, presidente de la Fundación Duero; o el actual Procurador del Común, Tomás Quintana, quien formó parte de la primera ejecutiva de Fundos.

MOMENTO DELICADO

El juicio se celebra en un momento muy delicado para el banco malagueño Unicaja, cuyas acciones han caído en Bolsa aproximadamente un 50% y entre cuyos accionistas principales se detectan movimientos cargados de incertidumbre. El principal de ellos es la irrupción del polémico multimillonario y empresario de centros comerciales Tomás Olivo, quien acaba de convertirse en el primer accionista privado de Unicaja. Olivo no descarta incrementar su participación e incluso sentarse en el consejo de administración del banco.

Este juicio y las reclamaciones de Fundos dañan la imagen de Unicaja, cuyos presidentes Medel y Azuaga siempre la han considerado como uno de los principales activos del banco. La discreción ha sido un valor de Unicaja hasta ahora.

Asimismo, Unicaja está inmersa en la redacción de uno nuevo plan estratégico, que apostará por una mayor digitalización, cierre progresivo de oficinas, sobre todo en territorios como Madrid y Castilla y León, y los consiguientes reajustes de plantilla. Como medida precautoria, la asamblea de Unicaja acordaba hace unos meses no repartir dividendo a sus accionistas correspondientes al ejercicio pasado. En el anterior proceso de reestructuración Castila y León y en concreto la provincia de León fueron los territorios más perjudicados.

Y, por último, está por ver cómo afecta al sistema bancario español la actual crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. En este sentido, ya se vuelve a rumorear sobre posibles procesos de fusión, que afectarían sobre todo a bancos pequeños y medianos como Unicaja. No se olvide que hace un par de años, fue el propio Medel quien vetó en el último instante la fusión de Unicaja con Liberbank por miedo a perder poder en el consejo de administración del banco resultante.