Las tendencias de consumo son una ciencia social y, como tal evolucionan con el tiempo a la vez que las sociedades cambian. En el momento actual las nuevas tecnologías, la preocupación por el medioambiente y por el autocuidado están marcando el rumbo de la evolución de las nuevas tendencias.

Ahora que se acerca una de las fechas de mayor consumo del año (aunque es cierto que las nuevas acciones comerciales en fechas como el Black Friday han hecho que los consumidores varíen sus hábitos y modifiquen las fechas de sus compras) es importante reflexionar sobre las tendencias de consumo y tener en cuenta estos cambios para el emprendimiento.

Una estrategia centrada en el cliente sentará las bases de un negocio de éxito, capacitado para competir en un mercado donde es fácil encontrar todo lo que se desea de manera casi inmediata. A continuación se comentan las principales tendencias.

CONSUMO LIMINAL

Debido a la irrupción de los smartphones en la vida diaria, hoy la conectividad es total en cualquier momento. Esto hace que se aprovechen trayectos, esperas y otros ratos muertos para consumir tanto productos como contenidos.

Tener esto en cuenta en la estrategia de un negocio sentará las bases para posicionarse en un sector aún en desarrollo.

CONSUMO SOSTENIBLE

Debido al fácil acceso a la información y a lo sencillo de compartir contenidos, hoy en día los consumidores están cada vez más informados y concienciados. Esto ha generado un consumidor cada vez más exigente, donde el cómo y el porqué del producto son casi tan importantes como el qué.

Adaptar la estrategia al consumo sostenible ya no es solo una estrategia de responsabilidad social corporativa, sino que también atiende a las demandas del consumidor.

AUTOCUIDADO

Otra de las consecuencias del fácil acceso a la información son los consumidores cada vez más concienciados con su salud física y mental. Incluir aspectos que atiendan estas demandas también será una estrategia excelente.

Como consecuencia, se puede extraer que para detectar las tendencias de consumo y adaptarlas a una empresa es fundamental escuchar con atención al consumidor y centrar la estrategia en su estilo de vida.