Cueva de Valporquero

Un apasionante y seguro viaje al centro de la Tierra

Pequeñas maravillas. Cueva de Valporquero

La cueva de Valporquero, una de las grandes maravillas de la naturaleza de la provincia, es uno de los grandes atractivos turísticos que la Diputación Provincial de León viene impulsando desde hace años.

El Camino de Santiago –la provincia de León posee el mayor tramo del Camino Francés- y las siete reservas de la Biosfera son otros de los ejes de la promoción turística de la provincia leonesa. Diputación centra gran parte de sus recursos en potenciar la divulgación en el resto de España y en el extranjero estos recursos turísticos, en algunas casos, como sucede con la cueva de Valporquero, única en el mundo.

La cueva de Valporquero es un impresionante monumento natural. Su visita es un auténtico viaje al centro de la tierra. En la montaña central, a poco más de media hora por carreta de la capital leonesa y a 1.309 metros de altitud, bajo el pueblo de Valporquero de Torío, se abre el espectacular acceso a la cueva. En su interior, un cristalino arroyo, hace de guía natural para descubrir ocultas e increíbles maravillas subterráneas.

Caminos, puentes, escaleras y multitud de focos  acompañan al visitante durante más de un kilómetro de recorrido, permitiendo admirar la gran obra de arte que la naturaleza ha ido modelando durante más de un millón de años. Estalactitas, estalagmitas, coladas y columnas de diferentes brillos y colores se suceden a lo largo de siete salas visitables.

Historia

Hace más de un millón de años, en el Pleistoceno de la era Cuaternaria, cuando el hombre iniciaba su andadura por la Tierra, las frías aguas del arroyo de Valporquero empezaron a colarse a través de los poros, fisuras y grietas de la roca caliza, disolviendo sus entrañas lenta y tenazmente, abriéndose el corazón de la montaña leonesa para descubrirnos las increíbles maravillas subterráneas.

Dimensiones inesperadas y volúmenes descomunales van abriendo un sendero repleto de luces y sombras, permitiendo admirar miles de formaciones calizas esculpidas por la mano caprichosa del tiempo, con sus formas, tamaño, brillos y colores diferentes que se suceden a lo largo de las siete salas visitables.

Una vista espectacular, que se hace más grandiosa si cabe en primavera y otoño, con el deshielo y las lluvias que llenan el arroyo de Valporquero, produciendo una ensordecedora sinfonía por el correr del agua dentro de las salas de la Cueva.

La Cueva de Valporquero abrió sus “puertas” al público en general hace ya 51 años, en el año 1966, después de una ingente tarea de acondicionamiento e iluminación llevada a cabo por la Diputación de León. Desde entonces, bajo la gestión de esta institución, y siempre acompañados de guías conocedores del medio, vienen ofreciendo a los visitantes la oportunidad de adentrarse en la profundidad de la montaña y disfrutar de un paisaje de estalactitas, estalagmitas, coladas y columnas que a lo largo de miles de años el agua ha ido esculpiendo de una manera lenta pero constante hasta conformar el paisaje único que ofrece esta Catedral subterránea en el corazón de la montaña leonesa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una invitación a la contemplación y el conocimiento de la historia de la tierra es lo que el visitante puede encontrar en este paraje privilegiado, aunando ocio y cultura en el recorrido a lo largo de las salas que ofrece la Cueva, dejando volar la imaginación y sumergiéndose en un “viaje al centro de la Tierra”.

Visita Turística

Siete Salas y Galerías (Pequeñas Maravillas, Gran Rotonda, Hadas, Cementerio Estalactítico, Gran Vía, Columna Solitaria y Maravillas, además del acceso al Curso de Aguas) constituyen los distintos recorridos turísticos de la Cueva de Valporquero. Todas las visitas son en grupo y acompañadas de guías de la Cueva.

Tipos de recorridos:

  • Recorrido Normal: visita de las cinco primeras salas con una duración aproximada de una hora que se realiza todos los días de apertura al público con una frecuencia de 30 o 50 minutos en función de la afluencia de visitantes. Las entradas se adquieren el mismo día de la visita en la taquilla de la Cueva.
  • Recorrido Largo: visita de las siete salas con una duración aproximada de una hora y media o tres cuartos que se realiza todos los días de apertura al público en las horas determinadas que figuran en el apartado de Horarios y Tarifas. Las entradas para este recorrido se pueden adquirir previamente en el módulo de venta online o el mismo día en la taquilla de la Cueva.
  • Valporquero Insólito: visita turística para grupos reducidos que incluye la parte alta de la sala de Pequeñas Maravillas, la galería de acceso al Curso de Aguas, la zona baja de la sala de Maravillas, el lago y el final de la Cueva. La primera parte del recorrido se realiza a oscuras (la instalación facilita frontales individuales y funda protectora para la ropa) y la vuelta con la iluminación de camino y las luces de salas. La duración de este recorrido es de dos horas y media – tres horas. Estas visitas se realizan únicamente jueves, sábados y domingos a las 09:20 horas y las entradas se adquieren exclusivamente en el módulo de venta online, siguiendo todos los pasos del proceso hasta recibir un correo de confirmación desde la Cueva.