El alcalde, en su intervención de esta mañana/ César

La mascarilla no podía ocultar el enojo y la cara de enfado con la que el alcalde de León, el socialista José Antonio Diez, ha comparecido esta mañana en rueda de prensa para dar su versión sobre la reunión que ayer tarde tuvo en Valladolid con los consejeros de la Junta Igea, Casado y Suárez Quiñones, en la que se abordó de forma exclusiva el incremento de los casos de coronavirus en la ciudad de León. Hasta ahora lo único que había trascendido de la reunión era la petición de la Junta para que el Ayuntamiento de León incrementase la vigilancia sobre las personas que deben guardar cuarentena al constatarse que muchas salen a la calle y pueden propiciar el aumento de contagios.

En sentido, la Junta se habría comprometido a facilitar al Ayuntamiento un listado de esas personas, unas 1.200 en la capital, y un protocolo de actuación para que la Policía Local pudiera intervenir y estuviese respaldada legalmente.

Esta mañana, el alcalde ha achacado a la improvisación y a la falta de rigor de la Junta los rebrotes del coronavirus en la ciudad. En un tono tajante y directo Diez ha asegurado que los ciudadanos de León han sido rigurosos y disciplinados en el cumplimiento de las normas y protocolos para evitar el contagio por coronavirus y que, sin embargo, esa falta de rigor si ha sido patente en la Junta, a la que ha acusado de improvisación permanente, por no haber previsto con antelación las medidas para garantizar un inicio de curso seguro o por no haber contratado más personal sanitario y medios para evitar el riesgo de colapso en la sanidad pública, sobre todo en las ucis, o el retraso en hacer la pruebas PCR y los largos tiempos de espera para dar a conocer los resultados. También ha acusado Diez a la Junta de haber tomado algunas medidas absurdas e ineficacia, como las referidas a las limitaciones de aforos en espectáculos públicos. “Hay colectivos enteros abandonados por la Junta” ha asegurado Diez en referencia a los profesores o sanitarios.

“No se puede exigir a los leoneses más rigor cuando la Junta ha demostrado una absoluta falta de rigor y una continuada improvisación” ha asegurado el alcalde, quien ha añadido que “muchas de las medidas de la Junta son ineficaces y carentes de criterio”, por lo que ha concluido que “la Junta es la auténtica responsable” del descontrol en León a la hora de hacer frente a los rebrotes del coronavirus.

Así y todo, el alcalde ha hecho un nuevo llamamiento a la responsabilidad individual de los leoneses,  para que sigan actuando con rigor, que usen las mascarillas, respeten las medidas de seguridad y los protocolos en las terrazas de los bares y eventos tanto públicos como familiares. En caso contrario, Diez teme que en los próximos días León pueda retroceder a la fase 1 del estado de alarma, con el efecto negativo para la economía local.

Asimismo, se ha mostrado dispuesto a que la Policía Local, “con sus limitaciones de personal y medios” actúe en la vigilancia del confinamiento de las personas en cuarentena, a la espera de que la Junta remita los obligados protocolos de actuación.

Diez ha lamentado que ante una situación que aún puede empeorar, “la solución de la Junta sea echar la culpa los demás”, cuando la Junta “ha hecho gala de una evidente falta de previsión” en sectores clave como el educativo, el social o el sanitario.