“León es una ciudad muy sucia”. Con esta afirmación tan contundente ha iniciado esta mañana el curso político el alcalde de León, el socialista José Antonio Diez, quien apenas lleva dos meses y medio en el cargo. Esta afirmación es, evidentemente, una enmienda a la totalidad a la gestión de los alcaldes del Partido Popular que han gobernado la ciudad en los últimos ocho años. “Han sido ocho años de abandono de la ciudad” ha rematado Diez.

El alcalde ha elegido una cafetería de barrio, al final de la Avenida de Nocedo, como escenario para celebrar la rueda de prensa de apertura del nuevo curso político. “Los barrios han sido los grandes olvidados por la gestión de las anteriores alcaldes” ha insistido Diez, quien habla de déficit en limpieza y en mantenimiento de zonas verdes y viales en toda la ciudad, pero sobre todo en los barrios.

Para hacer frente al abandono que denuncia, el alcalde anuncia un esfuerzo importante en reposición de maquinaria y material para agilizar la limpieza, en mejorar y hacer más eficiente el servicio y de los medios humanos disponibles. Así todo, Diez se ha puesto la venda antes de la herida al asegurar que “solucionar este desastre nos llevará tiempo”.

En su exposición, Diez ha centrado sus críticas en el abandono de los barrios por el anterior equipo municipal del PP en el incumplimiento del proyecto EDUSI, un plan para remodelar seis barrios del norte de la ciudad, para lo que hay un presupuesto de 28 millones de euros, la mitad de ellos financiados por la Unión Europea. Pues bien, Diez acusa al PP de haber llevado a cabo menos del 8% de este proyecto, cuando a estas alturas del año ya se debería haber justificado la inversión del 30%. “Es desalentador” ha calificado Diez el retraso que sufre el proyecto Edusi. Sobre todo, cuando lo poco que se ha realizado hasta ahora se ha hecho fuera del territorio Edusi. Para impulsar este proyecto antes de que Europa dé un toque de atención al Ayuntamiento, Diez se compromete a mantener reuniones semanales con los técnicos que deben concretar estos planes y reuniones con el resto de los grupos políticos para buscar el mayor consenso posible para concretar el impulso al plan Edusi.

En este sentido, el alcalde ha reconocido que el Ayuntamiento tiene un problema de gestión, lo que ha generad un remanente de 40 millones de euros en cuatro años. Diez ha exculpado a los trabajadores municipales de este déficit, pero, por si acaso, ha anunciado una reestructuración del departamento de contratación.

Otro de los compromisos del alcalde para el nuevo curso será un persistente carácter reivindicativo ante Gobierno central y Junta de Castilla y León para desbloquear y agilizar temas que históricamente se vienen retrasando años y años como la llegada del tren de Feve al centro de la ciudad, la reapertura del Teatro Emperador, el impulso al Palacio de Congresos, la segunda fase del Parador de San Marcos, la apertura de la Ciudad del Mayor, la reorganización del mercado del Conde Luna o la puesta en marcha del plan piloto para el casco histórico, extremo este último que ya está en marcha. Muchos temas pendientes, demasiados.

Toda una declaración de intenciones que Diez formuló a los periodistas acompañado por la concejala de Cultura y portavoz, Evelia Fernández. El alcalde acudió a la cita vestido informalmente de azul –pantalón vaquero y camisa- y solo se relajó y se sirvió un café cuando concluyó la batería de preguntas de los periodistas. La verdad, es que Diez aún goza del periodo de gracia de los primeros cien días de mandato y los periodistas no pusieron contra las cuerdas al alcalde. Tiempo habrá para ello.