Gemma Villarroel, portavoz de Ciudadanos, en comunicación telemática.

El grupo de gobierno de la Diputación (PSOE y UPL) fue el primero en proponer una serie de medidas urgentes para paliar los efectos del estado de alarma, derivado de la lucha contra la pandemia del coronavirus, con un plan que ha movilizado más de 120 millones de euros. De esa cantidad, 4 millones proceden de los remanentes del pasado ejercicio, que se han invertido en duplicar en plan de empleo para municipios de menos de 20.000 habitantes. Este plan fue aprobado por unanimidad en un pleno telemático.

El grupo socialista prevé que los remanentes del pasado ejercicio ascenderán a unos 20 millones de euros, por lo que se anuncia un nuevo plan de inversiones de emergencia para combatir los efectos del coronavirus en la provincia por importe de 16 millones de euros.

CIUDADANOS

A la espera del próximo pleno telemático, el grupo de Ciudadanos de la Diputación ha presentado una moción con una serie de medidas urgentes de apoyo a empresas y autónomos de la provincia. Su portavoz, Gemma Villarroel, señala que es “urgente desplegar mecanismos de contención financiera para una provincia muy castigada ya antes de la pandemia” y añade que “hay que actuar cuanto antes para evitar una caída demasiado abrupta de la actividad empresarial y comercial de una provincia que ya se encontraba muy castigada antes de la pandemia”.

Villarroel asegura que “Ciudadanos ha dado su total apoyo a los acuerdos tomados en la Diputación durante este periodo de crisis” y añade que “con este paquete de medidas queremos reforzar y enriquecer el trabajo que se está haciendo, centrándonos en la delicada situación del empleo y la actividad económica”.

MOCIÓN CON MEDIDAS

Ciudadanos plantea, a través de esta moción, dos líneas de contención financiera sufragadas, total o parcialmente, por los más de 16 millones de euros de remanente de tesorería del Presupuesto de 2019 de la Diputación, que serían utilizados para hacer frente al pago de impuestos, cotizaciones a la Seguridad Social, alquileres, cuotas de hipotecas y otros gastos financieros.

En lo que respecta a la primera línea de medidas, Villarroel ha planteado que la Diputación se haga cargo de los costes financieros de préstamos para  circulante de las empresas, como son los gastos corrientes de funcionamiento.

En segundo lugar, la formación naranja ha puesto sobre la mesa la creación de un mecanismo de apoyo financiero para autónomos, pymes y cooperativas que hayan tenido una caída del 75% en su facturación durante el estado de alarma.

Con estas medidas, Villarroel asegura que “queremos que se cubran de cuatro a seis meses los gastos de la seguridad social de trabajadores autónomos y asalariados que hayan sufrido este descenso de actividad, y que de la misma forma, la Diputación subvencione por un plazo similar el pago de alquileres y cuotas de hipotecas de inmuebles de estos autónomos y pymes”.

La portavoz de Ciudadanos concluye asegurando que “estas medidas buscan contener los primeros efectos de esta crisis y llegar adonde otras administraciones no lo han hecho”, ha subrayado la diputada provincial, que además ha añadido que serán los técnicos de la Diputación los que limiten y repartan los recursos de los remanentes en función del número de autónomos y pymes de la provincia.