Diputación respalda la estrategia de expansión de Caja Rural por la provincia. Así lo ha puesto de manifiesto esta mañana el presidente, Eduardo Morán, al acudir a la inauguración de la oficina de la Caja en la localidad de Veguellina de Órbigo. Esta oficina hace ya la número 19 y su intención es llegar a la veintena. Caja Rural ya tiene 65 empleados en la provincia, dos de ellos en esta nueva oficina.

Caja Rural, con origen en Zamora y consolidada en las provincias de León, Orense y Valladolid es la única entidad financiera que mantiene desde hace años una expansión territorial frente al resto de las entidades que cierran oficinas y reducen plantilla.

En este acto de inauguración, el director de Caja Rural, Cipriano García, recordaba al digital  Diario de Astorga que la estrategia de Caja Rural era: “Venir y quedarnos”. Algo que siguen “acreditando” bajo la premisa inicial de llegar a las 20 oficinas, un objetivo propuesto hace diez años y por el que se continuará un proceso “absolutamente positivo en este entorno”, en el que “los leoneses están entendiendo perfectamente el proyecto”.

García insistió en que el objetivo es “facilitar a la sociedad leonesa una entidad de cercanía, que colabora con todos los proyectos que tienen una viabilidad razonable, bajo el eslogan de que no haya un solo proyecto en León que no se acometa por falta de financiación”.

Inauguración de la oficina de Caja Rural en Veguellina de Órbigo/ Diario de Astorga

DIPUTACIÓN

Por su parte, el presidente de la Diputación Eduardo Morán, explicó que la iniciativa de Caja Rural de abrir una oficina en Veguellina de Órbigo requiere “agradecer la labor que han hecho durante muchos años en la provincia de León, con una apuesta por abrir nuevas oficinas en el mundo rural”.

Morán  destacó que frente al cierre de muchas oficinas bancarias “Caja Rural Zamora apuesta por abrir una oficina más en un pueblo”, motivo por el que agradeció en nombre de toda la provincia “su esfuerzo como entidad bancaria familiar” y por llegar “a todos los ámbitos y aspectos económicos” de la provincia, “ayudando a ese desarrollo económico y social que se intenta potenciar para que crezca dentro de la provincia”.

El presidente de la Diputación ha invitado a Caja Rural a sumarse a la Mesa por el futuro de León en algunos de los foros que se van a abrir. “También se necesita gente como la entidad de Caja Rural”, al tiempo que puso de relieve que “las entidades las hacen las personas”, de manera que “sin una implicación personal de los profesionales es difícil poder llegar a las personas y a dar el cariño y el servicio que da Caja Rural de Zamora”.

DATOS

Caja Rural de León, Zamora, Valladolid y Orense cuenta ya en la provincia con más de 33.000 clientes, de los cuales un 52% operan a través de medios digitales.

La entidad financiera obtuvo el pasado año un beneficio neto de 25,1 millones de euros, un 25,2% más que en el ejercicio anterior. La base del crecimiento del músculo financiero de la Caja Rural ha estado en el saneamiento de activos, en el aumento de los recursos propios y en un modelo bancario de apoyo al tejido productivo y al entorno social del territorio.

El volumen de negocio de la Caja Rural ascendió en 2019 a los 3.690 millones de euros, un 9,8% más. En la provincia de León, el volumen creció hasta los 659 millones, un 11,31% más.

La inversión en empresas, particulares, autónomos y familias se situó en los 645 millones de euros, de los que a la provincia de León corresponde 178 millones. Un dato destacable es que en los últimos cinco años, Caja Rural ha invertido en León 702 millones de euros.

Los recursos gestionados crecieron el pasado año un 7,7% y los recursos fuera de balance lo hicieron en un 11,6%. En la provincia de León, los recursos gestionados crecieron un 11,1%, destacando los de fuera de balance que aumentaron un 18,8%.

Los recursos propios de la entidad se situaron en 231 millones de euros, lo que supone un incremento del 15,5%. La tasa de morosidad baja y se coloca muy por debajo de la media del sector nacional, en el 3%, un dato que aún es mejor en León, cuya morosidad es del 2,8%.

La ratio de solvencia se situó al terminar el año en el 16,8%, justo el doble del mínimo requerido por el Banco de España. La ratio de eficiencia es, asimismo, una de las mejores de sector: el 44,1%.

El negocio de Caja Rural es atendido por 291 empleados, de los cuales 65 ejercen su trabajo en la provincia leonesa. El 92% de los empleados son titulados medios y la edad media ronda los 35 años. Las mujeres suponen el 45% de la plantilla.