No es frecuente reunir en un mismo acto a periodistas de la talla de Ángel María Martínez Fidalgo, Fernando Aller y Verónica Viñas. Periodistas leoneses de dilatada trayectoria, caracterizados por el rigor, el buen hacer y la profesionalidad contrastada. Los tres periodistas han protagonizado la entrega del VII Premio de Periodismo Mayte Almanza y el III Premio a la Trayectoria Profesional, en un acto celebrado el jueves 13 de junio en el Teatro Gullón de Astorga, ciudad con una historia bicentenaria de buen periodismo y que en la actualidad cuenta con cinco cabeceras de medios de comunicación, incluyendo prensa escrita, radio y periódicos digitales.

Verónica Viñas ha sido galardonada con el Premio Mayte Almanza con un completo reportaje publicado en Diario de León sobre Felicidad Blanc, la viuda del poeta Leopoldo Panero y madre de hijos también poetas. Matriarca de una saga brillante y, al mismo tiempo, trágica. Verónica lo narra de forma sutil, desgarrada y didáctica en su reportaje.

Fernando Aller, periodista veterano y de raza, quien acaba de retomar su jubilación, recibió el Premio a la Trayectoria Profesional. Lo ha sido casi todo en el mundo del periodismo leonés. Curtido en mil batallas y forjador de grandes equipos humanos, Aller comenzó siendo periodista de agencia y culminó como director de un periódico de fin de semana, El Día de León, pasando por una larga trayectoria en Diario de León, periódico en el que recorrió casi todas las secciones hasta llegar a la dirección, cargo que ocupó durante más de trece años. En total, 42 años de profesión periodística.

En su intervención de agradecimiento por el premio, valoró el trabajo en equipo y la labor, vocacional del periodismo de provincias, un periodismo creativo, imaginativo, duro y sin horarios. Tuvo un emocionado recuerdo para los periodistas leoneses fallecidos en los últimos años en el ejercicio de la profesión.

Al periodista astorgano, de fina ironía y retranca maragata, Ángel María Martínez Fidalgo, le correspondió pronunciar la lección conmemorativa del acto. Y lo hizo recordando la historia del periodismo astorgano, que, en gran pare, es la historia de su familia, los Fidalgo, que durante más de cien años tuvieron imprenta y editaron varios periódicos.

Culminó su viaje por la historia del periodismo preguntándose si los efectos de la globalización terminarán con el periodismo local. Fidalgo fue optimista y apostó por un equilibrio entre lo global y lo local, siempre y cuando los profesionales del periodismo mantengan el rigor, la honestidad y la búsqueda de la verdad.

Fidalgo recibió el pasado año el Premio a la Trayectoria Profesional.

Tanto Verónica, como Fidalgo y Aller representan lo mejor de la profesión periodística de los últimos años en León y los tres defienden la profesión como un servicio público, abnegado, creativo y que ejerza un control honesto del poder.

El Premio de Periodismo Mayte Almanza es convocado por el Ayuntamiento de Astorga y el de Trayectoria Profesional, por la Diputación. El Jurado está compuestos por representantes de medios de comunicación de León y representantes de la Diputación y del Ayuntamiento maragato. El acto fue presidido por el alcalde de Astorga, acompañado por autoridades locales y varios diputados provinciales.