Actividad de Secot con universitarios leoneses

El 25% de los egresados (universitarios que han obtenido la graduación académica) que emprendieron en Castilla y León han cerrado “temporal o definitivamente” su actividad debido a la situación creada por el coronavirus, una proporción que se eleva al 50% para los jóvenes que no tienen titulación universitaria.

Esta es una de las principales conclusiones de la encuesta realizada entre el 20 y 30 de abril a empresarios de Castilla y León por el Grupo de Investigación en Dirección de Empresas (GIDE) de la Universidad de León, con la colaboración de SECOT dentro del programa de la Oficina del Egresado Emprendedor (OEE), y como parte del proyecto del Observatorio de Emprendimiento de España con una muestra superior a 4.000 entrevistas, en la que se analiza el impacto de la crisis en las actividades de los emprendedores así como las expectativas y plantes de futuro.

Los empresarios de Castilla y León sí han apostado por el teletrabajo como fórmula para mantener la actividad entre casi uno de cada dos encuestados que  han seguido trabajando durante el confinamiento.

Las principales dificultades para los próximos meses serán, según la  encuesta, “la alta incertidumbre (73,9%) y la apatía de los mercados (44,9%)”, al tiempo que consideran “insuficientes los fondos públicos (44,9%)” por la, a su juicio, “desatención hacia los emprendedores de las instituciones (46,9%)”.

PLANES DE FUTURO

La encuesta realizada entre los empresarios de Castilla y León refleja, a su vez, que los emprendedores con titulación universitaria plantean, con el horizonte a un año, “lanzar nuevos productos o servicios” como vía para “trabajar con nuevos clientes”, dos propuestas de valor de futuro frente a la “solicitud de ayudas y subvenciones y la reducción de empleo” por la que se decantan los emprendedores sin formación universitaria.

El grupo de investigación en Dirección de Empresas de la ULE también incluye la “apuesta por la digitalización” como una de las recomendaciones de futuro para los egresados emprendedores. “Ésta resulta imprescindible para la superviviencia empresarial en los nuevos escenarios competitivos”, remarcan.

La hoja de ruta para afrontar las consecuencias de la crisis derivadas de la pandemia pasa por “la transformación digital y la formación en nuevas tecnologías”, concluye el estudio, que las considera “necesidades claves y urgentes”.