El Ayuntamiento de León ultima el proyecto para restaurar las instalaciones industriales del Molino Sidrón (S. XIX), ubicadas en la Era del Moro, junto a la Plaza del Espolón de la ciudad, para darlas un doble uso: Crear un centro de emprendimiento empresarial y ubicar el Aula de Escritores Leoneses.

Actualmente el Instituto Leonés de Renovación Urbana y Vivienda (ILRUV) trabaja en la redacción del proyecto, que permitirá la consolidación de un patrimonio industrial importante en esta zona de la ciudad. El presupuesto del rescate del Molino Sidrón se eleva a 665.000 euros, que se financiará con fondos Edusi y del Ministerio de Transportes.

La superficie a restaurar es de 350 metros cuadrados, repartida en una planta baja y dos superiores. La planta baja estará dedicada a usos culturales, concretamente a hacer realidad el Aula de Escritores Leoneses; mientras que las plantas superiores se destinarán a vivero de empresas relacionadas con el turismo, la cultura y el ocio, con el objetivo de impulsar el emprendimiento empresarial en estos sectores entre los más jóvenes.

El pasado 5 de febrero, el alcalde, José Antonio Diez, acompañado por las concejalas Evelia Fernández y Susana Travesí, por parte del equipo de profesionales del ILRVU y por representantes del mundo de la Cultura y del movimiento vecinal de la ciudad, conoció con detalle el estado  de las instalaciones del Molino, así como el proyecto para su restauración y el calendario de las actuaciones.

La antigua harinera, conocida como Molino Sidrón, se encuentra medio oculta por una serie de tendejones y construcciones auxiliares, todas ellas en ruina, que serán demolidas para permitir el rescate y restauración del edificio.

Entre los elementos originales que se van a rescatar están los arcos de ladrillo bajo los cuales discurría el agua de la presa de San Isidro, que nacía en el río Torío.  Los técnicos aseguran que la conversión del molino en un garaje de automóviles a mediados del siglo XX facilitó la conservación de las estructuras originales del complejo harinero.

Nueva calle peatonal

El proyecto de recuperación del Molino Sidrón se complementa con la restauración de la muralla tardorromana, anexa a las antiguas instalaciones industriales y con el trazado de una nueva calle peatonal entre la Plaza del Espolón y la Avenida Ramón y Cajal, que, a su vez, dará acceso a los nuevos espacios culturales y de emprendimiento.

El nuevo vial peatonal tendrá una superficie de 2.168 metros cuadrados, para lo cual será necesario demoler algunos pequeños edificios adosados a la muralla, sin valor histórico alguno y siempre respetando lo que queda del antiguo Molino Sidrón, construido en el siglo XIX y modificado en el XX.

La urbanización comprenderá el ajardinado, la pavimentación y las obras complementarias de alumbrado, riego y saneamiento. También se llevarán a cabo prospecciones arqueológicas previas.

El presupuesto es de 700.000 euros, financiado a cargo del plan Edusi, del 1,5% Cultural y del Ayuntamiento. Hace unos días se firmaba el acta de inicio de las obras con la empresa adjudicataria, la UTE Valuarte SL y Blasgon SA. El plazo de ejecución de estas obras será de 11 meses.

La nueva calle peatonal contará con sedas puertas de acceso, una en la Plaza del Espolón y otra en la calle Ramón y Cajal. El objetivo es que puedan cerrar por la noche, como sucede con todos los parques municipales de la ciudad. De forma paralela se procederá a la iluminación monumental de este tramo de la muralla, cuyo proyecto está actualmente en fase de redacción.