El alcalde de León, José Antonio Diez, y la concejala de Promoción Económica, Susana Travesí, han presentado la marca León como ciudad y destino turístico. El objetivo es mostrar la esencia de León de la forma más actual y atractiva posible, consiguiendo una marca versátil, elástica y viva, una marca contundente. La nueva marca de León es el resultado de un exhaustivo estudio donde se plasman los hitos más relevantes y diferenciadores de León, y adaptamos nuestra marca al contexto internacional más contemporáneo y vanguardista.

Se trata de una seña global que permite a León crearse una identidad propia fuerte. “Es una marca que se relaciona con  León y que identifica a la ciudad y a los leoneses para conseguir una ciudad más reconocible y atractiva para el turista”, ha argumentado Diez.

El alcalde ha explicado  además que León, como ciudad y destino turístico, no está exenta de los retos de comunicación actuales, por eso y con la intención de conectar con propios y extraños, se crea esta nueva marca.  En esta línea ha precisado que a través de ella, se ofrece un sistema conceptual y visual que logra comunicar la esencia de la ciudad y potenciarla, adaptándose a cada uno de sus aspectos de manera coherente e integradora.

Por su parte, Susana Travesí, ha explicado que la marca cuenta con el consenso de todos los sectores y dentro del plan de actuaciones e iniciativas para paliar el impacto de la crisis. “Es una estrategia de marca de ciudad en León, de territorio”, ha matizado.

La concejala ha indicado que la marca León representa a la ciudad en su conjunto que no representa a una institución concreta, representa su idiosincrasia.

Y es que es una marca contemporánea y con vistas al futuro y que cumple con los requerimientos tanto externos como internos. Por un lado, está diferenciada y en las mejores condiciones posibles, como un destino propicio para el turismo, las inversiones, el emprendimiento, la realización de eventos Y, por otro lado, representa esa personalidad, que integre sus significados y su historia, uniendo con criterio las distintas sensibilidades de sus gentes.

Cómo se llega a la marca

Para llegar a la marca, hay que trasladarse a los orígenes de León, su nacimiento como el campamento de una legión romana.  Así se acompaña este origen a su patrimonio más característico, que es la Catedral de León, que además se construyó sobre unas termas romanas. De ambos orígenes, se escogen dos elementos muy diferentes y similares a la vez, como son los mosaicos de la época romana, con la que decoraban y contaban historias, y las vidrieras de la Catedral de León, y con las que 1.300 años después y hasta día de hoy, se hace lo mismo.

Todo ello enfocado en el gran hilo conductor de la historia, lo que realmente no ha variado, que es la luz de León, que tiñe todo en nuestra ciudad. Si algo tiene diferente León, y que todo el mundo se da cuenta, es la luz de León en cualquier época del año.

De este modo, se plasma la marca gráficamente convirtiéndola en una ventana, una ventana que deja pasar esa luz de León, canalizadora y dinamizadora de toda la actividad de la ciudad.

Para representar la palabra León,  se escoge la tipografía ‘sans serif’ para que sea legible, clara, sencilla, atemporal.

En cuanto al color, la elección es el color gris oscuro casi negro, ya que simboliza la elegancia, la nobleza y la objetividad.

Así León aparece en el centro de un rectángulo  transparente, vacío, hueco… un cristal, una ventana, por donde pasan a través todos los colores, como una vidriera, mediante la luz.