El Ayuntamiento de León ha rechazado esta mañana en Pleno la propuesta presentada por PP y Ciudadanos sobre la paralización de las obras de peatonalización de la avenida de Ordoño II y la calle Alcázar de Toledo, un proyecto de transformación del centro de la ciudad que supondrá la actuación en siete calles – con obras esenciales en la avenida de Ordoño II y la calle Alcázar de Toledo – cuyo primer tramo pasará a ser de prioridad peatonal y plataforma única.

La paralización de este proyecto se ha rechazado con el voto de calidad del alcalde, José Antonio Diez, tras producirse un empate en la votación de 13 votos a favor y 13 votos en contra.

EL OBJETIVO ES GANAR ESPACIO PARA LOS PEATONES

El concejal de Movilidad, Vicente Canuria, ha destacado en su intervención que estos trabajos tienen el objetivo de «ampliar el espacio para el disfrute de los leoneses, reducir la contaminación, mejorar la calidad de vida, garantizar la seguridad de los peatones y, al mismo tiempo, configurar una vía peatonal que en la actualidad presenta el aspecto de una carretera, más propia de la España del desarrollismo de los años 60, y no de una vía moderna y europea».

El edil ha destacado también que esta peatonalización «no afecta ni añade problemas al tráfico de la ciudad», hecho que se ha comprobado desde el mes de agosto – cuando se produjo la semipeatonalización de la avenida – y también «durante las obras ejecutadas durante el mandato anterior”. Además, «el proyecto, que es correcto y positivo, ha sido examinado y desarrollado por los técnicos municipales», ha añadido.

Canuria también ha querido agradecer en su intervención el apoyo de los grupos UPL y Podemos-Equo a esta «necesaria obra de modernización de la ciudad de León que nos acerca un poco más a esa ciudad grande y contemporánea que todos queremos».

OPOSICIÓN EN DESACUERDO

El PP defendía con la moción presentada paralizar esta obra “millonaria, caprichosa pero sobre todo innecesaria en esta época de gravísima crisis sanitaria, económica y social”.

Un gasto que consideran inasumible para las arcas municipales y cuyo único objetivo de dar una «mano de pintura» a la calzada de Ordoño II, ya que toda la obra de reforma y urbanización ya la hizo el anterior equipo de gobierno.

El portavoz del Partido Popular, Antonio Silván, ha denunciado la unilateral forma de gestionar la ciudad de Diez, acentuada en estos dos meses y medio de estado de alarma, en los que se ha hecho “un uso desmedido mediante la toma de decisiones que, teniendo en cuenta los efectos adversos de la pandemia, en estos momentos de crisis sanitaria, económica y social, están haciendo disparar, el déficit presupuestario de los leoneses”.

Ciudadanos, por su parte, va más allá y considera que el proyecto de peatonalización de la principal arteria de la ciudad no es sólo absolutamente arbitrario sino que además es ilegal.

Su concejal Carlos González-Antón, se ha quejado de que “no ha habido ningún tratamiento político del proyecto” y que “el proyecto de Ordoño II ha sido aprobado sin que pase por ningún órgano político y sin participación ciudadana alguna”. Además ha advertido que el proyecto de ejecución de la obra “se puede recurrir” y ha pedido a la corporación “humildad y sentido común”.

APROBACIÓN EN JUNTA DE GOBIERNO

La actuación, elaborada por técnicos municipales, tiene un coste de licitación de 480.278,86 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de cinco meses.

Tras su aprobación el pasado 15 de mayo en Junta de Gobierno Local, los trabajos saldrán inmediatamente a licitación con el objetivo de poder empezar las obras lo antes posible y recuperar definitivamente esta área como vía de continuidad peatonal de la calle Ancha y eje de actividad comercial, social y cultural de la ciudad.

La adecuación del tráfico supondrá la eliminación del paso de autobuses por la avenida, como segundo paso de la semipeatonalización marcada el pasado mes de agosto y que supuso la eliminación del tráfico privado no residente de la zona.