El gobernador del Banco de España, en el Congreso

La caída de la economía española va a ser más pronunciada de lo esperado y su recuperación dependerá en gran parte de las medidas que se adopten en la Unión Europea. Así lo ha asegurado esta mañana el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Clos, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados.

El Banco de España augura una contracción de la economía española este año de entre un 9,5% y un 12,4%, con una remontada en 20221 totalmente insuficiente y que estaría entre el 6, % y el 8,5%. El banco emisor ha constatado un impacto económico «muy abultado».

Para el gobernador Hernández de Clos la recuperación «no estará exenta de dificultades, sin que se puedan descartar escenarios más desfavorables». Y ha añadido que el declive económico será de mayor intensidad cuanto más dilatado sea el período en el que se necesiten mantener las restricciones de actividad y con más riesgos de que los problemas de liquidez de muchos agentes económicos den paso a situaciones de insolvencia.

Al mismo tiempo, el Banco de España prevé el coste presupuestario de la crisis para el Gobierno será «muy alto» por el doble efecto de las medidas paliativas adoptadas y, sobre todo, de la acción de los estabilizadores automáticos, que conducirán a un déficit público «muy elevado» este año, con su traslación al endeudamiento de todas las administraciones públicas. En este escenario, la deuda pública podría crecer en una horquilla entre el  115% y el 120% del PIB.

EUROPA 

En su intervención, Hernández de Clos ha sido muy crítico con la Unión Europa, cuya respuesta ha calificado de «insuficiente» y ha señalado que la «severidad, la temporalidad y la globalidad» de la crisis económica  demandan de Europa en una primera fase que las acciones sean «contundentes, acotadas en el tiempo y coordinadas».

En otro orden de cosas, el gobernador ha urgido al Gobierno una agenda de reformas «ambiciosas» y el diseño «temprano» de una estrategia de consolidación fiscal a implementar cuando finalice la pandemia. Clos  ha cifrado en 3 puntos de PIB el impacto directo de las medidas implementadas,  más de 30.000 millones de euros, sin incluir los avales.