Banco de España
Edificio del Banco de España en Madrid/ BE

España se enfrenta a la peor crisis económica de su historia moderna. El Banco de España acaba de calificar esta crisis de “sin recedentes en la historia reciente”, debido a los efectos de la pandemia del coronavirus y el consiguiente estado de alarma, que ahora cumple su sexta semana. En este sentido, el Banco de España, en un informe publicado esta mañana, calcula que puede caer entre un 6,6% y un 13%, en el caso éste último de que la actividad económica en sectores claves como el Turismo no se relance hasta final de año.

El Banco de España ha lanzado varios supuestos: El PIB caerá este año, en promedio, entre un 6,6% y un 8,7% en el caso de que el confinamiento de la población dure ocho semanas (el caso más probable, en su opinión) y del grado en el que persista la perturbación tras finalizar el estado de alarma.

Así, si se produjera una normalización de la actividad casi completa después del estado de alarma, el retroceso del PIB sería del 6,6%, pero si la normalización no llega hasta el cuarto trimestre, la caída sería del 8,7%.

AÑO 2021

En su informe, el Banco de España advierte que sus previsiones pueden cambia en virtud de las decisiones que se adopten en las próximas semanas, pero deja claro que “la perturbación sufrida por la economía española es, como en el caso de otros países, de una notable severidad, aunque subsiste una gran incertidumbre acerca del impacto concreto sobre el crecimiento del PIB en 2020, que depende de factores como la duración del confinamiento, las características de la transición hacia la normalidad y el éxito de las políticas económicas en limitar la persistencia de los efectos sobre la actividad y el empleo, esperándose en todo caso un repunte desde la segunda mitad del año, dando pie a una recuperación notable en 2021″, apunta el Banco de España.

En cuanto a las previsiones para 2021, el Banco de España calcula que el PIB crecerá en 2021 entre un 5,5% y un 8,5%, dependiendo de la duración final del confinamiento y de si las medidas adoptadas lograron contener la pérdida de empleos y empresas y los problemas de solvencia de éstas. En todo caso cabe esperar que la economía española recupere en 2021 una parte significativa, pero no completa, del flujo de actividad y empleo que se esperaba antes de la pandemia.

DÉFICIT, PARO Y DEUDA PÚBLICA

Asimismo, el Banco de España alerta de que el coste presupuestario para combatir los efectos  derivados de la pandemia va a ser muy altos. Así, calcula que déficit público de 2020 podría situarse en una horquilla comprendida, aproximadamente, entre el 7% y el 11% del PIB. Para 2021, estima que el déficit estará entre el 5,2% y el 7,4%. Por su parte, la deuda pública se situaría este año y el próximo en niveles comprendidos entre el 110% y más del 120% del PIB, aproximadamente.

Por otra parte, el Banco de España considera que la tasa de paro podría escalar en 2020, en media anual, a porcentajes de entre el 18,3% y el 21,7% de la población activa y bajar en 2021 a tasas de entre el 17,5% y el 19,9%. «El repunte de la actividad económica se traduciría en una reversión parcial del descenso del desempleo en 2021, que, no obstante, todavía se mantendría en niveles notablemente superiores a los que se pronosticaban antes de la irrupción de la crisis sanitaria», concluye el informe