El hueco dejado por las baldosas desaparecidas

La falta de protección y de vigilancia ha facilitado la desaparición en la localidad de Sahelices de Sabero de decenas de baldosas hidráulicas de la sala de máquinas del antiguo pozo minero Herrera, 1 de la desaparecida empresa minera Hulleras de Sabero. La desaparición ha sido denunciada por la Asociación “El Castillete”, cuyo objetivo es preservar el patrimonio arqueológico industrial de todo el valle de Sabero.

Desde esta asociación se asegura que durante las últimas semanas se ha procedido a la sustracción de decenas de baldosas del suelo de la sala de máquinas, dicho edificio está incluido en el expediente BIC que esta asociación ha presentado a la Junta de Castilla y León.

“A pesar de ser parte de la historia minera del Valle de Sabero, formar parte del primer pozo vertical de la provincia leonesa y ser un testigo directo de una forma de vida, la Casa de Máquinas del Pozo Herrera Nº 1 de Hulleras de Sabero, continúa desangrándose por la acción de los amigos de lo ajeno, en esta ocasión, y no es la primera vez que ocurre, han procedido a extraer parte del precioso suelo, conformado por baldosas decoradas con triángulos” aseguran desde la página web de “El Castillete”.

La asociación, se encuentra a la espera de que se inicie por parte de la Junta de Castilla y León el expediente presentado para la declaración de Bien de Interés Cultural de toda la instalación minera del Pozo Herrera Nº 1, lo que daría protección mediante la ley de patrimonio a este singular edificio.

HISTORIA

En 1909 se inician los trabajos del pozo vertical de La Herrera, que comienza su funcionamiento en el año 1912. Tenía 150 metros de profundidad y es el primero en funcionar con energía eléctrica, estando dotado de la más moderna maquinaria para la extracción, compresores, castillete de hierro, “jaula”, llamando poderosamente la atención la Casa de Máquinas construida a base de piedra de sillería por el labrante gallego Fariñas.

MUSEO DE LA SIDERURGIA

En contraste con el abandono de estas instalaciones mineras está el Museo de la Energía de Sabero, un ejemplo de recuperación y puesta en valor de unos restos industriales de lo que fueron los primeros altos hornos en la provincia. El Museo se ha convertido en un referente cultural para todo el Valle de Sabero y un motor económico y turístico para la zona.