El Consejo de Cuentas certifica el caos de la gestión de Gersul

Las cuentas facilitadas por los responsables del Consorcio no reflejaban la imagen fiel de su situación financiera y patrimonial en 2019

El Consejo de Cuentas de Castilla y León, que preside el leonés Mario Amilivia, certifica en su informe económico de 2019 correspondiente al Ayuntamiento de León el auténtico caos de la gestión económica del Consorcio Provincial de Residuos Urbanos (Gersul), cuya deuda, absolutamente incontrolable, podría acercarse a los 30 millones de euros. Como solución o huida hacia adelante, el pleno de la Diputación aprobaba en su reunión ordinaria de julio asumir la gestión del Consorcio,  unos nuevos estatutos y subir indiscriminadamente las tasas de basuras en un 16%.  El diputado socialista Santiago Dorado es el actual presidente de Gersul.

Las dos patronales leonesas, Fele y Cel, ya han denunciado ese caos de gestión y se oponen la subida de tasas por considerarla inadecuada en estos momentos de crisis y por considerar que el ciudadano no debe ser el pagano de la mala gestión de los políticos leoneses. Más allá ha ido la Cámara de la Propiedad Urbana de León, que amenaza con denunciar al Consorcio ante los tribunales. La Cámara ya tiene el precedente de haber ganado al Ayuntamiento reclamaciones millonarias judiciales sobre el pago indebido de tasas del agua o del impuesto del IBI.

En Consejo de Cuentas incluye su informe sobre Gersul dentro el informe del Ayuntamiento de León, institución encargada de la gestión del Consorcio hasta 2019. El primer dato del Consejo de Cuentas, según también publicaba esta mañana el digital ileon.com, es que el Ayuntamiento no ha aportado las cuentas de Gersul desde el año 2014 y “tampoco consta la inclusión de su presupuesto, o estados de previsión de gastos e ingresos, como anexos al presupuesto general del Ayuntamiento”, se lee en el informe.

Como excusa, el Ayuntamiento alega que “la gestión contable de Gersul y de aprobación y rendición de sus cuentas, se halla en proceso de puesta al día por parte de la Intervención del Ayuntamiento”, pero lo más grave es la afirmación de que “las cuentas facilitadas al mismo por los responsables del Consorcio no reflejaban la imagen fiel de su situación financiera y patrimonial, especialmente en lo que se refiere a la falta de contabilización de la deuda con la UTE concesionaria y a los importes contabilizados como derechos pendientes de cobro de la tasa por la prestación del servicio de tratamiento de residuos”

Dice el informe del Consejo de Cuentas que “el presupuesto inicialmente aprobado de Gersul del ejercicio 2019, prevé concertar operaciones de crédito por un importe de 26,3 M€ destinados principalmente al pago de la deuda con la UTE, por 23,2 M€, cuya transacción se acordó mediante auto judicial”.

PRESCRIPCIÓN DE DEUDA SUPERIOR A LOS 17 MILLONES DE EUROS

En cuanto a la deuda acumulada, el Consejo de Cuentas asegura en su informe que el montante total de derechos a dar de baja en contabilidad ascendería a 17.334.019,48 euros. Esta es la conclusión del Consejo de  Cuentas: “Tras la finalización de los trabajos de fiscalización, por medio de alegación formulada, el Ayuntamiento hace constar que ha tenido acceso al programa de recaudación de Gersul, donde puede observarse que por parte de la empresa encargada de la recaudación se practicaron, en 2016, anulaciones y prescripciones de derechos por importes de 7.630.368,53 € y 2.139.879,26 €, respectivamente, si bien se señala que no consta instrucción de expediente ni adopción de acto administrativo al respecto. También se hace constar que la Diputación, fruto de las tareas de recaudación que actualmente lleva a cabo, propone una prescripción adicional de valores, por importe de 7.573.771,69 €. Con ello, una vez regularizada la situación y adoptados los correspondientes acuerdos, el montante total de derechos a dar de baja en contabilidad ascendería a 17.334.019,48 €”.

Lo que más sorprende de esta situación es ni PP y PSOE, los partidos mayoritarios que han gobernado Gersul en los últimos años, hayan asumido responsabilidades políticas por la nefasta gestión del Consorcio, que no se haya abierto una comisión de investigación o que la Fiscalía Anticorrupción no haya actuado hasta ahora de oficio ante las enormes pérdidas para el erario público,  causadas por una gestión negligente. No hay que olvidar que se han dejado de cobrar recibos de la basura por millones de euros. Solo Ciudadanos mantiene este este mandato una oposición tibia a este desaguisado, lo que contrasta con la dureza de la oposición del mismo partido en la anterior legislatura.

OPACIDAD

Este medio de comunicación ha solicitado al Consorcio, a través del Gabinete de Prensa de Diputación, las cuentas y balances de Gersul y sólo ha obtenido el silencio como respuesta, lo que demuestra la opacidad de Diputación, como actual gestora del Consorcio.