Las palabras consenso, transparencia, unanimidad y talante democrático fueron las más repetidas esta mañana en el pleno ordinario de febrero de la Diputación Provincial. Es más, aunque fue un pleno de trámite, todos los puntos del orden del día fueron aprobados por unanimidad, incluida una moción por la que la Diputación exige al Gobierno central un fondo económico para paliar los daños por las riadas del mes de diciembre pasado. Moción que también, por unanimidad, exige a las confederaciones del Duero y del Sil la limpieza de los ríos y arroyos de la provincia y un acuerdo con los ayuntamientos para hacer posible que sean los municipios los que limpien esos arroyos a su paso por los pueblos sin la amenaza de multas por dañar la fauna y la flora de ríos y riberas.

El Pleno aprobó por unanimidad una subida salarial para todos los empleados y diputados del 2%, así como un manifiesto de cara al próximo 8M, Día Internacional de la Mujer, exigiendo nuevos esfuerzos para hacer realidad la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos sociales.

Siempre en el mismo clima de consenso y unanimidad, el pleno de la Diputación aprobó exigir al Gobierno central el mantenimiento de las oficinas de los registros civiles de los pueblos, como un servicio cercano y próximo al ciudadano. PSOE, PP, Ciudadanos y UPL cerraron filas en defensa de un servicio público, cuya defensa va pareja con la protección de los derechos del ciudadano del mundo rural.

Pleno de la Diputación/ MC

ESCUELA DE PILOTOS

La bancada de la oposición (PP y Cs), por otra parte, quedó satisfecha de las explicaciones ofrecidas por el presidente, el socialista Morán, sobre sus gestiones en Madrid para lograr que la escuela de pilotos privada, Flybyschool, que viene operando en el aeropuerto de La Virgen del Camino lo siga haciendo y no tenga que emigrar a Burgos, Valladolid o a otras ciudades españolas. Morán aseguró que la próxima semana mantendrá una reunión con representantes del Ministerio de Defensa con el objetivo de que, en consenso con Aena, se rebajen las tasas de uso de la infraestructura del aeropuerto de León por parte de la escuela de pilotos.

Actualmente esta escuela paga unas tasas de unos 1.200.000 euros al año, lo que lastra su rentabilidad. Ofertas de otras ciudades, mucho más competitivas, amenaza con que la escuela se vaya de León. El objetivo, pues, es lograr que Defensa y Aena acepten rebajar esas tasas y que la escuela permanezca en León. Morán se mostró optimista sobre un próximo acuerdo.

BOMBEROS

Otro debate suscitado en el capítulo de ruegos y preguntas fue sobre el cumplimiento del plan de parques de bomberos comarcales, puesto en marcha en la pasada legislatura y que actualmente atraviesa un momento delicado por la falta de acuerdo con la Junta para que financien parte del plan y, sobre todo, porque los ayuntamientos de León y Ponferrada ponen trabas para negociar los convenios de colaboración, con el fin de que los bomberos de estas dos ciudades atiendan las llamadas de pueblos limítrofes. Esos desacuerdos pueden multiplicar por cuatro el coste inicial del proyecto.

Morán aseguró que se está trabajando con rigor, seriedad y profesionalidad y se comprometió solemnemente a que “no se hará nada sin el consenso de todos los grupos políticos”.

“NO SERÉ MARIIONETA DE NADIE”

El portavoz del PP, Castañón, le rogó al final del Pleno al presidente, Morán, que se consensuase previamente la posición de la Diputación en la Mesa por el futuro de León, que se reunirá por primera vez el 3 de marzo en el propio palacio de los Guzmanes. Naturalmente, Morán se comprometió a buscar ese consenso, a la vez que, de forma inesperada y en un tono brusco y hasta de cabreo, se lamentó de la existencia de iniciativas paralelas a la Mesa por el futuro de León, reiterando que hay que trabajar unidos por la provincia y llegando a asegurar con contundencia que “no seré marioneta de nadie” y añadió que “no se puede permitir que nadie se aproveche de esta iniciativa”. Y ahí lo dejó. Con el suspense sobrevolando el salón de sesiones de la Diputación.