El coro “la joya del nogal leonés” es el reportaje central del número ocho de la revista de la Catedral de León, que se ha presentado esta mañana precisamente en el coro catedralicio y en un ambiente gélido. La temperatura en el interior de la Catedral a las 11 de la mañana no llegaba a los dos dígitos, por lo que el deán en funciones, Primo Panera, compareció abrigado al estilo de la vieja nomenclatura soviética de los fríos años de la URSS, calado hasta las orejas con un gorro de piel.

El coro catedralicio se talló en nogal a finales del siglo XV y es una de las joyas emblemáticas del templo. En su origen, el coro estaba colocado cerca del altar mayor, pero a mitad del siglo XVII se trasladó al lugar que hoy ocupa para acercar el culto a los feligreses. El diseño del coro corresponde al maestro Enrique y de talló con madera de nogal de los bosques de León. El Cabildo tardó cinco años en recoger la madera necesaria para la obra.

Catedral. Revista
Presentación de la revista/ MC

El uso del coro se reserva hoy para acontecimientos excepcionales. El Cabildo trata de preservarlo con esmero para deleite de los miles de visitantes de la Catedral. El reportaje de la revista se centra en las tallas religiosas que decoran el coro. En un próximo número se abordarán las figuras paganas.

La revista aborda otros temas como una descripción detallada de la Cruz Procesional; el recuerdo de antiguas fiestas, como el Corpus o la Asunción; la parábola de las diez vírgenes tallada en piedra; o el repaso por todas las vidrieras que recogen la imagen de la Virgen. El grupo local Diafragma incluye un reportaje fotográfico con su peculiar visión de la Catedral.

Se han editado 25.000 ejemplares de este número de la revista, que se distribuirán de forma gratuita a los visitantes de la Catedral. La revista se entrega con la entrada.

Catedral Coro
Rincón del coro /MC

ROSETÓN Y TRASCORO

Preguntado el deán por otros temas de la Catedral, Primo Panera, asesorado por Máximo Gómez Rascón, responsable de Patrimonio, reiteró que la inauguración de las obras de restauración del rosetón de la fachada principal es inminente, aunque no concretó fecha.

Tampoco pudieron concretar una fecha para el inicio de las obras de limpieza y restauración del monumental Trascoro, obra renacentista del siglo XVI, que aún está pendiente de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

En una parecida situación de espera se encuentra el destino final de las estatuas retiradas hace años del pórtico de la entrada principal de la Catedral, que ahora se encuentran en el claustro. Gómez Rascón asegura que la decisión última depende de la Junta de Castilla y León, entidad responsable del mantenimiento del patrimonio histórico y artístico en la Comunidad.