España es el país que alberga la mayor superficie de viñedos del mundo, el tercero que más vino produce y el primer exportador, lo que lo convierte en uno de los países preferidos por los amantes del vino.

En nuestro país podemos encontrar nada más y nada menos que más de 20 rutas de enoturismo diferentes que respaldan nuestra tradición, variedad y riqueza vinícola, 9 de ellas en Castilla y León, de las cuales 2 transcurren por nuestra provincia. Una perfecta alternativa de turismo de cercanía no masificado en las circunstancias actuales.

Desde que a finales de 2018 se constituyera la marca Rutas del Vino de Castilla y León como un distintivo para promocionar las singularidades de la oferta de enoturismo de la Comunidad, una opción que cada vez más personas eligen y que aúna ocio, cultura, naturaleza y gastronomía.

NUEVE RUTAS CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Además de ser una actividad que reaviva la cultura y la economía, el enoturismo ha ayudado a que uevas denominaciones de origen, como la DO León se den a conocer.

Cada ruta se conforma según el vino que se degusta.

  • La Ruta del vino Arlanza que incluye 11 bodegas. Realizado con la uva tempranillo, consigue un vino con un intenso aroma y color.
  • 

La Ruta del vino de Arribes, ubicada en el Parque Natural Arribes del Duero. Comprende 180 km de cañones fluviales donde existe un microclima ideal para cultivar viñedos.
  • La Ruta del vino del Bierzo, enmarcada en un tramo leonés del Camino de Santiago. Reúne un total de 17 bodegas donde la uva mencía es la protagonista. Su producción se remonta a tiempos romanos y sus vinos se reconocen por su color intenso.
  • La Ruta del vino Cigales, también compuesta por 17 bodegas y que combina cultura, historia, patrimonio, tradición y cocina castellana.
  • La Ruta del vino de Ribera de Duero, una de las comarcas vitivinícolas más representativas y con más peso del país, con cerca de 60 bodegas.
  • La Ruta del vino de Rueda, que incluye 13 municipios y 25 bodegas. Su uva autóctona es la verdejo y ofrece una experiencia histórica, paisajística y gastronómica para recordar.
  • La Ruta del vino de la Sierra de Francia, formada por 6 bodegas en 18 municipios e integrada en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar-Francia y el Parque Natural de la Sierra de Francia-Batuecas, su cocina tradicional combina a la perfección con el vino de la zona, amparado por DOP Sierra de Salamanca.
  • La Ruta del Vino de Toro, con 20 bodegas, invita a recorrer una zona repleta de historia y patrimonio, con una enorme tradición vinícola de calidad.
  • La Ruta del Vino de la Tierra de León que abraza las comarcas del Cea, los Oteros y Valdevimbre, cuyos pueblos ofrecen una rica arquitectura popular construida en adobe. Además, muchos de ellos conservan bellos ejemplos de Bodegas subterráneas.

En definitiva, nuestra región es el lugar idóneo para los amantes del vino, con un producto de calidad y una cultura e historia únicas.