Yolanda Diaz, ministra de Trabajo

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes en sesión extraordinaria prohibir por ley el despido por fuerza mayor y por causas económicas, organizativas, técnicas y de producción, según ha anunciado en rueda de prensa posterior la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que ha precisado que esta medida se articulará a través de una cláusula que impedirá despedir en un «elenco muy importante de supuestos».

La ministra ha explicado que esta prohibición, que tendrá vigencia desde hoy y no tendrá efectos retroactivos, se implanta porque ya se ha dado a las empresas un mecanismo excepcional como son los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTEs) para realizar los ajustes temporales pertinentes durante la crisis sanitaria sin destruir puestos de trabajo. “Nadie puede aprovecharse de esta crisis para despedir», ha enfatizado la ministra, que ha señalado que las empresas no deben extinguir tampoco contratos temporales, sino interrumpirlos, pues la crisis es sólo un paréntesis que acabará pasando.

La ministra ha indicado que, al margen de esta prohibición, en caso de impugnaciones ante la Justicia, serán los tribunales los que decidan la procedencia o improcedencia de un despido. «No hay que confundir las causas de un despido con su calificación», ha indicado.

REVISAR TODOS LOS ERTEs

En este sentido, el Consejo de Ministros también ha aprobado «revisar de oficio» todos los ERTEs que se están aprobando estos días de forma que, si a posteriori se observa algún tipo de fraude, se obligará a las empresas a devolver «hasta el último céntimo de euro» del que se hayan beneficiado, incluyendo las prestaciones por desempleo de los trabajadores afectados, ha subrayado Díaz, que ha añadido que esto hace que no sea necesario endurecer el silencio administrativo.

Dentro del nuevo bloque de medidas aprobadas por el Gobierno se ha aprobado simplificar los ERTEs a través de un formulario «muy sencillo» para su envío al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en el que las empresas sólo tendrán que consignar unos pocos datos (nombre de los trabajadores afectados, DNI, base reguladora de cotización y número de cuenta bancaria), que permitirá el reconocimiento de las prestaciones públicas por desempleo de manera inmediata. «No tiene sentido despedir cuando el propio Gobierno está permitiendo los ERTEs hipersimplificados», ha insistido la titular de Trabajo.

DESEMPLEADOS CON HIJOS

Asimismo, el Gobierno ha acordado introducir la presunción legal de estar en alta en el desempleo para agilizar la percepción de la prestación. La ministra ha explicado que de primeras se reconocerá la prestación y, en caso de que el beneficiario tenga hijos, se le pagará el complemento correspondiente (con un hijo la prestación máxima es de 1.254 euros al mes y con dos se superan los 1.400 euros).

La ministra de Trabajo también ha informado de que el Consejo de Ministros ha dado el visto bueno a la posibilidad de que los consejos rectores de los socios cooperativistas puedan presentar ERTEs.

Preguntada por la petición de los empresarios de que se suprima la condición de mantener el empleo durante seis meses después del ERTE, Díaz ha remarcado que la legislación que regula los ERTEs exige normalmente el mantenimiento de los puestos de trabajo durante un año, mientras que ahora se pide sólo seis meses. «Todo el mundo está sufriendo las consecuencias de esta enorme crisis sanitaria y hay muchas empresas que están siendo ejemplares», ha apuntado, tras pedir a todas las compañías que mantengan sus puestos de trabajo.