El Instituto Leonés de Cultura (ILC), organismo dependiente de la Diputación, ha iniciado trabajos de limpieza y restauración del mural que en 1966 pintó Vela Zanetti y que preside la escalera principal de la sede de la institución, el edificio Fierro, en pleno centro de la capital leonesa. El mural, con el título “El impulso del hombre”, fue un encargo directo de la Diputación al autor para el lugar donde aún hoy se exhibe. La restauradora Elena Sandoval Panizo está trabajando actualmente en la limpieza, conservación y restauración de este mural.

El mural, de seis metros de ancho por tres de alto, está compuesto por seis módulos y tiene el tratamiento y las características esenciales de la pintura de Vela Zanetti. La pintura es de tipo simbólico narrativa, con un tratamiento monumentalista de los personajes que impactan al espectador por su rotundidad y dureza expresiva.

Hay una citación explícita a León con la grafía y el término Legio sobre una roca que tiene la misma forma que la silueta de la provincia, una referencia a la institución que será titular de la fundación cultural que acogerá el edificio, la Diputación de León.

Trabajos de restauración del mural

Los personajes del mural, en total cinco y todos masculinos, dejan constancia de la mentalidad de una época, plena dictadura, que marginaba a la mujer. El hombre se cree el centro y el protagonista del mundo en el ámbito político y cultural y la mujer no aparece citada.

El mundo religioso está presente mediante referencias al patrimonio histórico artístico, concretamente a las vidrieras de la Catedral y los capiteles de San Isidoro, como pilares básicos del arte y la cultura.

La pintura de Vela Zanetti combina el mundo de la lectura, de la intelectualidad, representado por un hombre leyendo un libro en el centro de la obra, con el mundo de la geometría, una referencia a la matemática y la física que se refleja en los trazos.

También se hace referencia a las características orográficas de la provincia: en la parte baja del mural surgen y se generalizan los colores tierra que recuerdan a los campos de cultivo de cereales, y la parte superior alude a la montaña leonesa.

EDIFICIO FIERRO

El edificio Fierro, sede del ILC, es un lugar emblemático que surge de la donación económica del banquero y empresario Ildefonso Fierro para que se creara una fundación cultural que llevó su nombre. Esta institución se planteó como símbolo o buque insignia de la Diputación de León en el ámbito de la cultura.