Pablo López Presa
Pablo López Presa, diputado de Cultura/ MC

El Instituto Leonés de Cultura (ILC) comienza a navegar por rumbos bien distintos a los de la pasada legislatura. Transparencia, cercanía e innovación son algunas de las características de la nueva etapa bajo el empujón del diputado de Cultura, Pablo López Presa. Hasta el cambio de escenario es importante. López Presa convocó ayer a los medios en la Sala Provincia con un doble objetivo: hacer realidad la transparencia y la comunicación tras cada reunión del consejo rector del ILC y, en segundo lugar, poner en valor la propia sede del ILC y, sobre todo, la sala provincia, una de las más antiguas de la ciudad y en la que han expuesto los principales artistas del país en las últimas décadas.

Como principal acuerdo del Consejo Rector del ILC destacar la implantación del “cheque cultural”, dotado con 100.000 euros y destinado a todos los ayuntamientos con menos de 20.000 habitantes para que organicen actividades escénicas (teatro, magia, danza, etc.) entre el 15 de diciembre y el 15 de febrero. El objetivo es fomentar este tipo de actividad cultural concreta en los meses invernales en los que las actividades escénicas sufren un parón obligado. El dinero se repartirá a partes iguales entre los ayuntamientos que lo soliciten.

López Presa que en esta convocatoria se ha eliminado gran parte de la burocracia y que las adjudicaciones serán directas e inmediatas. Los ayuntamientos sólo tendrán que rellenar una ficha de solicitud.

La agilización de la excesiva burocracia es otra de las líneas maestras que López Presa quiere imponer en el ILC, para lo cual destacó el compromiso de todos los trabajadores del ILC.

El resto de los acuerdos de este Consejo Rector tiene un claro objetivo inversor. En total se han aprobado convocatorias con una inversión prevista de unos 400.000 euros. De esta cantidad, 83.000 euros irán destinados a la restauración de bienes de alto valor etnográfico, como molinos, cabañas de pastores, puentes, chozos o corrales de lobos.

Pablo López Presa
López Presa, durante la rueda de prensa/ MC

95.000 euros se repartirán entre casas de cultura de 53 municipios para adquisición de mobiliario, mejoras en salones de cultura, accesibilidad a los edificios, instalación de equipos audiovisuales. Equipamiento escénico, suministro de ordenadores o proyectores, reformas de bibliotecas, mejoras de iluminación, etcétera.

Un total de 30.000 euros se destinarán a la restauración de bienes muebles de la cultura tradicional, que se repartirán entre solicitudes de 22 ayuntamientos y que se destinarán a la recuperación de pendones, restauración de báculos, cuadros, etcétera.

Otros 45.000 euros se destinarán al sostenimiento, mejora y equipamiento de museos de Astorga, Bembibre, Cacabelos, Carracedelo, Gordoncillo, Santa Colomba de Somoza, Santiago Millas, Val de San Lorenzo, Valencia de Don Juan y Villagatón.

Por último, el ILC actuará en la restauración de la torre sur de la Catedral de Astorga y en los pináculos góticos de la Catedral de León. En este sentido, el ILC hace una excepción con León, municipio que sobrepasa con creces los 20.000 habitantes.

EVITAR REMANENTES

La convocatoria de estos planes, sobre todo el del ·»cheque cultural” pretende, asimismo, evitar el desmesurado remanente que Diputación ha producido en los últimos años y que en el ejercicio pasado se aceró a los 100 millones de euros. Para ese objetivo es determinante agilizar la burocracia y acortar los plazos de adjudicación.

En este sentido, uno de los objetivos de cara al próximo año es precisamente reducir el número de convocatorias culturales dirigidas a los pueblos y evitar “esa especie de pedrea de la lotería” que supone la adjudicación de pequeñas cantidades a muchos pueblos, aseguró López Presa.