El Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) ha restaurado una talla en madera policromada de María Magdalena de 1550, atribuida a Gaspar Becerra y perteneciente al Museo Diocesano de León. La santa se presenta ataviada con túnica, ceñidor y manto, sosteniendo en su mano derecha su atributo característico, el bote de ungüentos, sobre un libro cerrado apoyado en la cadera.

La pieza se encontraba muy deteriorada, ya que presentaba alteraciones debidas al ataque de xilófagos, grietas en el soporte y pérdidas en los dos dedos índices. La capa pictórica de la espléndida policromía, en algunas zonas se había desprendido y en otras, se había perdido o desgastado. Además toda la superficie se encontraba muy oscurecida por una gruesa capa de barniz.

Tras los estudios físicos y los análisis de materiales, se realizó la desinsectación y consolidación del soporte de madera, continuando con el proceso de restauración fijando la capa pictórica desprendida, limpiando la superficie y reintegrando volumétricamente el soporte. Siguiendo criterios de discernibilidad y reversibilidad, se ha reintegrado la policromía con acuarela. El proceso de restauración concluyó aplicando una capa de protección que garantizará la conservación de la talla frente a agentes externos.