Hispalink ha publicado su informe de previsiones económicas en Castilla y León con fecha de julio 2019. Las expectativas para lo que queda de este año y del próximo ejercicio no son optimistas. Se avecina una desaceleración, aunque sin caer en la recesión. Hispalink es un instituto de análisis y predicciones económicas dependiente de la Universidad de Valladolid, con una larga trayectoria profesional.

Este es el texto del informe Hispalink para Castilla y León:

En un contexto marcado por la desaceleración de la economía mundial y europea, que está afectando de manera decidida, aunque moderada, a la economía española, y con debilidades específicas relacionadas con el envejecimiento, los dilemas relacionados con el sector del Automóvil y el peso de la Agricultura en el contexto del cambio climático y del ciclo de sequía, la economía castellano y leonesa profundiza una fase de desaceleración que, sin convertirse previsiblemente en una recesión, se situará en el año actual en un 1,6%, ocho décimas por debajo del crecimiento nacional estimado.

Una parte de esta pérdida de ritmo está relacionada con el mal año agrario, especialmente el agrícola, que se contraerá un 6%, restando en consecuencia casi cuatro décimas al crecimiento regional. De hecho, la economía no agraria crecerá en Castilla y León un 2% en 2019, aportando 1,9 puntos porcentuales al crecimiento económico regional. Esta aportación es, en su mayor parte, debida al comportamiento de los Servicios, que sumarán más de 1,25 puntos al crecimiento total, más por su peso que por su dinámica, que estará muy contenida. Por su parte, la Construcción, que restó porcentajes notables durante los peores años de la crisis, vuelve a aportar de forma positiva al conjunto económico, de manera que con un peso del 7,4% en el conjunto económico castellano y leonés, aporta casi tres décimas a la tasa total. Finalmente, la Industria, que supone uno de cada cinco euros generados por la actividad económica, aporta casi cuatro décimas al crecimiento global, con incrementos no obstante muy lejanos a los estimados en los años sólidos de la recuperación.

Informe Hispalink
El año agrícola en Castilla y León ha sido pésimo /MC

La contención en la demanda nacional, así como en el ámbito europeo, en un ambiente de riesgos geopolíticos y comerciales que no estimulan la confianza inversora, diseñan un perfil para la economía regional muy contenido en los próximos años. Ciertamente, nuestras predicciones apuntan a una recuperación próxima al medio punto de los ritmos de crecimiento (2,1% en 2020) pero en buena parte se deben al efecto rebote esperado para los rendimientos agrarios, ya que el valor añadido no agrario se mantendrá previsiblemente en las cifras de 2019 (2%). Estas cifras próximas al 2% se mantendrán también para el crecimiento en 2021, si bien estamos lejos de poder evaluar el impacto de los riesgos más probables en el escenario económico nacional y europeo.

EMPLEO

En este ambiente de crecimiento contenido, las perspectivas para el empleo a corto plazo no son especialmente halagüeñas. Su comportamiento tendencial podría desacelerar hasta finales de 2019, donde la media de los cuatro últimos trimestres presentaría un crecimiento inferior al medio punto porcentual. Este ritmo podría acelerar ligeramente, de manera que con las actuales previsiones, el empleo tendencial podría crecer en el conjunto de 2020 alrededor del 1%.

SECTOR AGRARIO

El año 2019 está siendo un mal año para el campo castellano y leonés. La ausencia continuada de lluvias, que ya dificultó la nascencia del cereal, ha mermado considerablemente la producción de los cultivos de secano. Los datos de avances de producción de cereales disponibles actualmente muestran un descenso del 19,5% respecto a 2018, que podría ser mayor a medida que avance la cosecha. Los peores resultados parecen ser los de avena con una caída del 42,6%.

Por provincias, Valladolid es la más perjudicada con decrecimientos que actualmente se estiman cercanos al 30%. También las pérdidas de León, Segovia y Salamanca serían elevadas, con caídas superiores al 20%.

La rama ganadera por su parte, podría cerrar el año con datos similares a los de 2018, ya que la información disponible en este momento, aunque es escasa, apunta en esa línea, con resultados positivos para el sacrificio de ganado bovino y porcino y negativos para el ovino y caprino.

La población activa del sector ha tenido un comportamiento positivo en el primer trimestre el año, con un incremento del 1,8%, respecto al mismo periodo de 2018, de acuerdo con los datos de EPA. Este resultado se debe al crecimiento del número de ocupados, ya que la agricultura regional empleó 706 personas más que en el mismo periodo de 2018 (1,2%), pero sobre todo al aumento del número de parados (7,9%).

En conjunto, en relación con el Vabpm, nuestras estimaciones para 2019 se sitúan en torno al -6%, con lo que Castilla y León sería la comunidad con resultados más negativos en este sector.

Para 2020 esperamos que el comportamiento de la rama agraria sea algo más favorable. Si a ello sumamos una evolución de la rama ganadera similar a la de 2019 podemos avanzar una previsión de crecimiento moderadamente positiva (3%) para el conjunto del sector en 2020.

No obstante, como ha ocurrido en 2019, la climatología de los próximos meses será el factor fundamental para determinar la cifra definitiva de crecimiento del sector en la Castilla y León.

SECTOR INDUSTRIAL

Mediado el año 2019, estimamos un crecimiento de la industria regional del 1,8%, el menor dentro de las ramas no agrarias y medio punto por encima del crecimiento esperado nacional en las ramas industriales. En concreto, los Productos industriales crecerán un 1,7% y dentro de ellos los Bienes de equipo alcanzarán el 1,8% de crecimiento, seguidos de los Bienes intermedios y de los de Consumo, ambos con un crecimiento del 1,6%. La rama energética destaca con un incremento de su valor añadido en un 2,8%.

Informe Hispalink
Moderado crecimiento de la obra pública/ Promonumenta

El Índice de Producción Industrial base 2010 (IPI), con datos hasta abril de 2019, ha experimentado un descenso interanual del 0,8%. El empuje de los Bienes intermedios, 2,0%, de los de Consumo, 0,6% y de los de equipo, 0,5%, no es suficiente para contrarrestar el descenso del 14,5% en Energía, cuya rama continúa en contracciones interanuales desde hace cuatro años.

Por su parte, en el primer trimestre de 2019 se ha alcanzado la cifra de 172.471 ocupados, un 3,2% menos que en el primero del año anterior, frente a un 1,2% de crecimiento del empleo industrial en España en dicho periodo. El paro EPA, por el contrario, decrece en 2.628 personas, cifra que supone una disminución respecto al mismo trimestre del año anterior de un 20,1%, descenso muy superior al -1,6% registrado en España.

Respecto al paro registrado en la Industria regional, continúa el decrecimiento que se viene apreciando desde enero de 2014. En concreto, en mayo de 2019 hay 1.281 personas menos paradas en la Industria regional, lo que supone un 1,2% de decrecimiento de la tasa interanual.

Por su parte, el Índice de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) en Castilla y León, en el primer trimestre de 2019, presenta un empeoramiento de 1,9 puntos respecto al cuarto trimestre de 2018, en la línea de lo que sucede en España que retrocede 1,4 puntos. El indicador de expectativas empresariales para el sector industrial en el segundo trimestre del año se sitúa en un -6,3% para Castilla y León y un 1,4% en España. Recordemos que este indicador recoge la diferencia entre el porcentaje de respuestas positivas y las negativas.

La matriculación de vehículos de carga creció, en los cuatro primeros meses del año 2019, un 0,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Pese a ello, el consumo de gasóleo, utilizado como indicador de demanda, en el primer trimestre del año se ha reducido en un 6,4%.

En cuanto al comercio exterior industrial de la región y con datos acumulados hasta abril de 2019, se observa un decrecimiento del 10,1% en las exportaciones y un decrecimiento, también, en las importaciones, del 11,3%, con respecto con los cuatro primeros meses de 2018. El saldo comercial resulta positivo en 1.000,1 millones de euros en dichos meses. La tasa de cobertura en el periodo descrito se sitúa en el 124,1%. De nuevo, y aunque en esta ocasión con un crecimiento tan sólo del 0,4%, es la subrama de Material de transporte, debido al peso que este sector tiene en el conjunto de las exportaciones regionales (38,3%) quien más ha contribuido al comportamiento observado en el sector.

Por todo ello, estimamos que el año 2019 finalizará con un crecimiento anual acumulado de Bienes de equipo del 1,8%, seguido de los Bienes de consumo (1,6%) e intermedios (1,6%) y con la energía incrementando su valor añadido a un ritmo del 2,8%.

Para 2020 esperamos que la Industria en nuestra región mantenga un crecimiento similar al de este año, con una tasa del 1,8%, manteniendo todas las subramas la tónica del año en curso.

Por su parte, en 2021 la industria regional experimentará una nueva desaceleración en un entorno cambiante, donde todas las subramas moderarán su crecimiento esperado situándose el crecimiento del sector en un 1,5%.

CONSTRUCCIÓN

Nuestras estimaciones para el año 2018 apuntan a una tasa de crecimiento sectorial para Castilla y León del 3,9%, un punto y medio por debajo del crecimiento nacional estimado.

Informe Hispalink
Fuerte incremento de la Construcción /MC

La Encuesta de Población activa, con datos correspondientes al primer trimestre del año, muestra un comportamiento contractivo en actividad y en ocupación, con una diferencia notable con respecto a las pautas nacionales, expansivas. En concreto, el número de activos decrece un 7% en tasa anual del primer trimestre, y la tasa interanual (últimos cuatro trimestres frente a los mismos de un año antes) se contrae un 2,6%. Estas tasas son para el conjunto español del 8,2% y del 7,2% (positivas), respectivamente.

En cuanto al número de ocupados, las posiciones son asimismo contractivas, a ritmos del -8,6% y del -3,8% para las mismas tasas, respectivamente, mientras que en el ámbito nacional han sido positivas, del 11,2% y el 9,4% para la tasa anual del primer trimestre y para la interanual, respectivamente.

No sorprende entonces que el porcentaje de parados haya crecido de manera intensa, un 9,7% en tasa anual del trimestre, y del 11,9% en tasa interanual.

La actividad residencial está conteniendo la dinámica iniciada en los dos últimos años. Las viviendas visadas en tasa interanual crecen al 7,1%, y se estancan (0,2%) en tasa del mes de abril frente al mismo mes del año anterior. Mientras tanto, en el conjunto nacional, dichas tasas han sido del 19,8% y del 13,6%, respectivamente. Las viviendas terminadas crecen un 40,8% en la tasa anual de abril, pero decrecen un 5,4% en tasa interanual. En el ámbito nacional, la tasa de abril es inferior (23,8%) mientras que la interanual alcanza el 18,3%.

Por el contrario, las transacciones inmobiliarias han mostrado una dinámica más favorable en la región que en el ámbito nacional. El crecimiento anual en los cuatro primeros meses de 2019 ha sido del 5,6% para el total de compraventas de viviendas, y un 8,4% para el incremento medio anual de los 12 últimos meses. La pérdida de ritmo se manifiesta en la tasa anual para los datos mensuales, que en abril se situaba en un -1,5%. La evolución desfavorable se manifiesta para la vivienda nueva, que se contrae un 6,8% hasta abril, y en tasa interanual un 0,2%; la usada, presenta hasta abril una tasa acumulada del 8,4% (10,4% en la interanual de 12 meses). Señalemos asimismo, en este análisis por tipos, que la compraventa de vivienda protegida se contrae en cualquier perspectiva (-3,6% en la tasa interanual, -11,6% la acumulada hasta abril). Por su parte, la vivienda libre, que mostró una dinámica importante en los meses pasados (10,3% en tasa interanual, 8,4% en acumulada hasta abril) está mostrando signos de debilidad, con una contracción del 0,4% en el último mes disponible.

La evolución del precio de la vivienda es un indicador de la demanda. El Ministerio de Fomento elabora un indicador del precio medio por metro cuadrado, en relación con el tipo de vivienda. La vivienda protegida en Castilla y León ha disminuido en los últimos trimestres, en una tasa interanual del 0,4%. La tasa anual para el primer trimestre (último conocido) se situó en el -0,8%. Este comportamiento es más contractivo que el nacional, para el que dichas tasas fueron ambas del -0,3, con un superior precio del metro cuadrado (1125,8 frente a 986,8 en el ámbito regional). La vivienda libre, en tasa interanual, contrajo su precio unitario en un 0,3%, debido a que la nueva disminuyó un 1,9% el precio del metro cuadrado (la antigua se contrajo sólo un 0,1%). Esta situación contrasta con la observada en el ámbito nacional, con incrementos del 3,8% en tasa interanual (2,2% para la nueva y 3,9% para la antigua). Señalemos que, con más intensidad que en el caso de la vivienda protegida, el precio por metro cuadrado de la vivienda libre fue muy superior en el ámbito nacional (1636,3 frente a 1049,6 para Castilla y León).

Finalmente, el número de hipotecas en vivienda, se encuentra creciendo con intensidad, al 5,8% en importe y al 8,9% en importe, en tasa interanual. La tasa anual del mes de marzo (último dato conocido) más sensible a estacionalidad, alcanzó el 8,8% en número y el 7,5% en importe. Estas tasas, con ser relevantes, no han sido ni la mitad de las correspondientes al ámbito nacional.

La licitación oficial de Obra pública, con datos del Ministerio de Fomento, se ha incrementado en tasa interanual un 1,9%, con un descenso del 29,9% en tasa anual para el primer trimestre. Los comportamientos de las tasas interanuales son fuertemente negativos para las administraciones centrales (-16,6% para Fomento y -67,5 para el resto) y autonómicas (-12,7%). Sólo la Administración local aumenta su licitación en tasa interanual (57,7%). Por epígrafes, mientras que la licitación en edificación se incrementa un 8,9% (-26,5% en tasa anual para el primer trimestre) la correspondiente a Obra civil disminuye un 0,7% (-30,8% en tasa anual para el primer trimestre). Los comportamientos más dinámicos en Edificación están correspondiendo a edificaciones educativas, industriales y deportivas. En Obra civil, las posiciones positivas corresponden a Urbanizaciones y Obras hidráulicas, siendo negativas las referentes a carreteras y ferrocarriles.

Nuestras estimaciones apuntan a una recuperación para el año 2020 de los sólidos ritmos de crecimiento, superando el incremento sectorial español, que en el próximo año sufrirá una contención notable. Esta recuperación en la Construcción en el ámbito regional será, previsiblemente, transitoria, alineándose con los ritmos nacionales en 2021 con tasas mucho más moderadas, inferiores a los dos puntos y medio.

SECTOR SERVICIOS

El sector Servicios crecerá en 2019 un 1,9% gracias al comportamiento de todas las ramas. Así, para Transportes y Comunicaciones prevemos una tasa de crecimiento del 2,2%, seguido por Otros servicios venta con 1,9% y por los Servicios de no mercado con 1,8%. Estas cifras suponen una vuelta a los ritmos de crecimiento observados en 2017, tras la ligera desaceleración, registrada en 2018. Más concretamente, esperamos una aceleración, con respecto a 2018, de 3 décimas en la rama de Transportes y Comunicaciones, de 2 décimas en Otros Servicios Venta y de 4 décimas en Servicios de No Mercado. En términos comparativos, el comportamiento de la región será menos dinámico que el esperado a nivel nacional (2,6%), porque el sector en Castilla y León es menos cíclico.

Informe Hispalink
El sector hostelero está en plena expansión

Los indicadores a nivel general muestran un comportamiento dispar. Por un lado, frente al crecimiento del 4,0% que experimentó la cifra de negocio de las empresas que operaban en la región en 2018, en los cuatro primeros meses de este año, el índice ya acumula un crecimiento de un 4,2%. No obstante, el índice del personal ocupado ha mostrado un comportamiento menos dinámico con un crecimiento de tan sólo 0,9% hasta abril, claramente por debajo del 1,6% con que cerró 2018. A pesar de ello, la información suministrada por la EPA en el primer trimestre del año recoge un comportamiento expansivo en el número de efectivos (2,7%) frente al ligero retroceso que experimentó el empleo en el sector en 2018 (-0,9%).

A nivel de ramas y, dentro de Transportes y Comunicaciones, el transporte de mercancías por carretera ha experimentado, en los tres primeros meses del año, un gran dinamismo, con un crecimiento del 14,8% frente a la pérdida de actividad registrada en 2018 (-1,2%). Además, ese mayor dinamismo se observa tanto en el transporte intrarregional (13,3% primer trimestre 2019 frente al -0,5% en 2018) como en el interregional (18,2% primer trimestre 2019 frente al -2,5% en 2018). Por su parte, el transporte aéreo de pasajeros, también recoge, en los tres primeros meses, un crecimiento muy significativo (13,3%), no muy diferente al alcanzado en 2018 (14,2%). No obstante, mientas al crecimiento en 2018 contribuyen tanto los pasajeros en vuelos nacionales (14,9%) como en internacionales (9,6%), los pasajeros en vuelos internacionales habrían caído, en los primeros meses de 2019, un 42,9%.

En contraste con estos indicadores de actividad, los datos de matriculación muestran un comportamiento desacelerado en el caso de los camiones (0,1% hasta mayo frente al 14,1 en 2018) y claramente regresivo para los turismos (-11,2% hasta mayo frente al 1,9% en 2018). Sólo la matriculación de autobuses crece significativamente (11,3% hasta mayo, -49,8% en 2018). Por su parte, el consumo de gasolina y gasóleo, indicadores indirectos de la evolución de la rama, también muestran un comportamiento dispar. Así, los datos reflejan una aceleración en el consumo de gasolina (4,7% hasta abril, 4,5% en 2018) y un retroceso en el de gasóleo (-5,5% hasta abril, 3,1% en 2018).

En cuanto al índice de negocio de las empresas que operan en Castilla y León, aquellas dedicadas a actividades de Transporte y Almacenamiento habrían visto acelerar su actividad hasta abril un 8,2% (1,7% en 2018). Lo mismo ocurre con el índice de actividad de las empresas dedicadas a Información y Comunicaciones para las que en los cuatro primeros meses del año se registra un aumento (0,9%) tras la pérdida de actividad registrada en 2018 (-0,1%).

El crecimiento en la actividad también se refleja en el empleo y, sobre todo, en el de las actividades de Transporte y Almacenamiento. Así, mientras los datos hasta abril del índice de personal ocupado en las empresas de Información y Comunicaciones que operan en Castilla y León muestra un crecimiento acumulado de un 2,5%, frente al 2,7% en 2018, para las empresas dedicadas a Transporte y almacenamiento el crecimiento acumulado en los cuatro primeros meses del año alcanza el 1,1%, frente al 0,3% en 2018. El aumento de efectivos es aún mayor si se consideran los datos de la EPA, los cuales recogen un crecimiento en el primer trimestre de 2019 del 12,1% en la rama de Información y Comunicaciones en Castilla y León (-0,5% en 2018).

Por lo que se refiere a los indicadores de coyuntura de Otros servicios venta, todas las ramas experimentan hasta abril sólidos crecimientos, si bien en algunos casos son inferiores a los observados en 2018. De hecho, sólo las empresas dedicadas a Actividades profesionales, científicas y técnicas experimentan un mayor crecimiento (11,7% hasta abril, 10,3% en 2018). La mayor desaceleración se recoge en las Actividades administrativas y servicios auxiliares (0,2% hasta abril, 3,1% en 2018), seguidas de la Hostelería (1,4% hasta abril, 4,0% en 2018). Por su parte, las empresas dedicadas a las actividades de Comercio logran mantener, en mayor medida, su alto ritmo de crecimiento (3,8% hasta abril, 4,0% en 2018).

A pesar del aumento en el índice de actividad de las empresas de Comercio, los datos del comercio minorista muestran un comportamiento dispar. Mientras el índice de Alimentación y Otros bienes aumentan en el mes de Abril (último dato disponible), con respecto al mismo mes del año anterior, un 4,3% y un 2,2%, respectivamente, el índice de bienes de Equipamiento personal y el de los Bienes de Equipamiento del hogar caen un 4,8% y 2,5%, respectivamente.

El motor de la rama sigue siendo la actividad turística, la cual habría experimentado en los cuatro primeros meses del año una fuerte aceleración con respecto a 2018, alcanzando un crecimiento del 7,7% en el número de viajeros y de un 9,5% en el de pernoctaciones (3,5% y 5,2% en 2018, respectivamente).

Por lo que se refiere al sector financiero, aún no se dispone de información relativa a los créditos y depósitos del sistema bancario para el primer trimestre del año. Los datos del cuarto trimestre de 2018 recogen el mantenimiento de la restricción del crédito, sobre todo al sector público (-20,3%; -3,7% al sector privado). Por el lado de los depósitos, los datos del cuarto trimestre de 2018 reflejan un crecimiento del 1,3% al que ha contribuido fundamentalmente el sector público (2,0%) y en menor medida el privado (1,3%).

En esta rama, la evolución del empleo es expansiva. Así, los datos del primer trimestre de la EPA muestran crecimientos significativos superiores a los del año anterior en el número de ocupados de las Actividades financieras y de seguros (23,1% primer trimestre 2019, -17,5% en 2018), de las Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento y hogares como empleadores domésticos (9,2% primer trimestre 2019, 4,6% en 2018) y en Comercio, reparación de vehículos, transporte y almacenamiento y hostelería (1,6% primer trimestre 2019, -3,2% en 2018). Por su parte, el empleo en las Actividades profesionales, científicas y técnicas, actividades administrativas y servicios auxiliares a la empresa se mantiene más o menos estable (-0,5% primer trimestre, -0,8% en 2018) y sólo las Actividades Inmobiliarias siguen perdiendo efectivos de manera significativa, si bien lo hacen a un ritmo mucho menor que el año anterior (-2,9% primer trimestre, -8,5% en 2018).

En línea con el escenario general de crecimiento a un ritmo ligeramente más acelerado, esperamos que el valor añadido de los Servicios de No Mercado también crezca en 2019 un 1,8%, 4 décimas por encima del de 2018. Detrás de este escenario se encuentra la puesta en marcha de ciertas inversiones por parte de la Administración Pública local, regional y nacional. En línea con esta previsión, el empleo según datos del primer trimestre de la EPA en la rama de Administración pública y defensa, Seguridad Social, educación, actividades sanitarias y de servicios sociales recoge en el primer trimestre de 2019 un crecimiento del 1,9% frente al 1,6% con el que cerró 2018.

Para 2020, esperamos una ligera desaceleración del sector. Así, el crecimiento global se estima en un 1,7%, con una tasa del 2% para Transportes y Comunicaciones, del 1,8% para Otros servicios venta y del 1,4% para los Servicios de No mercado. La predicción para 2021 volvería a situar al sector en un ritmo de crecimiento similar (1,9%), que se corresponde con un 2,8% para Transportes y Comunicaciones, un 1,8% para Otros servicios venta y un 1,9% para los Servicios de No mercado. En ambos años, el crecimiento del sector seguirá estando por debajo de la media nacional.

EQUIPO HISPALINK

Hispalink-Castilla y León.  Equipo: Universidad de Valladolid. Dpto. Estadística y Econometría
Coordinadores: Jesús Cavero Álvarez, José Luis Rojo,  Isabel Gómez Valle, Carmen Lorenzo Lago, Beatriz Rodríguez Pardo y José Antonio Sanz Gómez.

Autores del informe: Jesús Cavero, José Luis Rojo, Isabel Gómez, José A. Sanz, Carmen Lorenzo, Beatriz Rodríguez y Beatriz Fariña.