El Museo de León, ubicado en la Plaza de Santo Domingo de la capital, acoge hasta el próximo 12 de enero una de las exposiciones más ambiciosas de su historia. “¡Un brindis por el príncipe! El Vaso Campaniforme en el interior de la península ibérica (2500-2000 a.C.)”. La exposición  recorre el fenómeno cultural prehistórico asociado al uso de este elemento, distintivo de rituales comunes a toda Europa. Es un acercamiento riguroso a la Prehistoria y un nuevo acto para conmemorar el 150 aniversario del Museo.

“¡Un brindis por el príncipe!” tiene como objetivo mostrar el panorama actual de las investigaciones sobre el fenómeno campaniforme, incluyendo algunos de los últimos y más importantes hallazgos relacionados con esta cultura aparecida en toda Europa. Considerada por expertos del ámbito arqueológico como una de las mejores exposiciones de arqueología de Europa, “¡Un brindis por el príncipe! El Vaso Campaniforme en el interior de la Península Ibérica (2500-2000 a.C.)” está comisariada por Germán Delibes de Castro y Elisa Guerra Doce y organizada por el Museo Arqueológico Regional de Madrid y el Museo de León.

En el contenido de la exposición, junto con la participación de las colecciones del Museo Arqueológico Regional de Madrid, que ha tenido la ocasión de presentar importantes conjuntos campaniformes inéditos aparecidos en Madrid en los últimos años, es muy relevante la participación de las colecciones de los museos de Ávila, Burgos, Palencia, Salamanca, Valladolid, Zamora, y Numantino de Soria, lo que demuestra la riqueza de los yacimientos campaniformes de Castilla y León. Precisamente por esa amplia presencia de ejemplos castellanos y leoneses esta exposición se plantea en el Museo de León.

La muestra coincide con la celebración, este año, del 150 aniversario del Museo de León. Hace siglo y medio, anticipándose a la mayoría del resto de museos provinciales españoles, abría sus puertas este centro museístico en el conventual de San Marcos. Después de convertirse en la institución leonesa más longeva dedicada al patrimonio cultural, el Museo se trasladó en 2007 al edificio Pallarés, donde se ha convertido en uno de los museos más sobresalientes y reputados del país. Un museo que acoge hoy una nueva propuesta expositiva que da cuenta de una vocación tan antigua como moderna: el servicio público y el desarrollo cultural.

Museo de León
Panel informativo de la exposición

ESTUDIO DE LA PREHISTORIA EUROPEA

Desde el siglo XIX los arqueólogos comienzan a identificar un tipo de vasija cerámica de forma acampanada con una decoración en forma de bandas horizontales en lugares muy distantes. Se ha convertido en la actualidad en uno de los temas más estudiados de la Prehistoria europea, debido a la amplia extensión del fenómeno en lugares tan dispares como Reino Unido, Hungría, Países Bajos, Francia, Italia, Portugal y España, llegando incluso a Marruecos.

Hoy en día se discute aún el origen del fenómeno y las vías de dispersión, así como la relación de este tipo de cerámica con la aparición de élites económicas que controlan los mecanismos de producción y la utilización de estas vasijas en rituales específicos en el momento del enterramiento del difunto. El título de la exposición hace referencia precisamente a este aspecto que se ha querido resaltar: el uso ritual funerario de este tipo de vajilla como distintivo de una determinada clase social.

Museo de León
Un gran vaso campaniforme

LA EXPOSICIÓN

El contenido de la exposición incluye cinco áreas temáticas. En la primera de ellas, titulada “Presentación del fenómeno campaniforme” se hace una revisión historiográfica sobre los primeros hallazgos en los yacimientos de La Cuesta de la Reina (Ciempozuelos, Madrid), Palmela (Portugal) y Carmona (Sevilla), y la evolución que la investigación ha ido siguiendo respecto a la explicación del fenómeno. En este primer bloque se analiza también la difusión de este tipo de cerámica por toda Europa y se presentan las variaciones estilísticas de la cerámica y los principales estilos decorativos en el interior peninsular.

En el segundo bloque, “Los símbolos de la élite”, se presentan los rasgos materiales que caracterizan el fenómeno campaniforme, y su vinculación a una élite social, basándose no sólo en la cerámica, sino también en objetos de oro, armamento y equipamiento de arquero.

El tercer bloque analiza las estrategias de poder empleadas a través de mecanismos económicos ligados al control de la producción (minería, metalurgia y sal) y mecanismos políticos relacionados con la vinculación con los ancestros.

En los bloques cuarto y quinto se presentan los diferentes usos de la vajilla campaniforme y se hace especial hincapié en el ritual funerario vinculado a los enterramientos.

Se trata de una exposición en la que participan 17 prestadores nacionales y dos internacionales, con más de 400 piezas expuestas.

Las instituciones nacionales participantes son la Biblioteca Regional de Madrid Joaquín Leguina; Casa Museo Jorge Bonsor; Museo Arqueológico de Asturias; Museo Arqueológico Nacional; Museo de Ávila; Museo de Burgos; Museo de Palencia; Museo de Pontevedra; Museo de Salamanca; Museo de San Isidro; Museo de Santa Cruz de Toledo; Museo de Valladolid; Museo de Zamora; Museo Municipal de Vigo ‘Quiñones de León’; Museo Numantino; Real Academia de la Historia y Universidad de Santiago de Compostela. Los dos prestadores internacionales son el Museu Nacional de Arqueologia (Portugal) y Archaeological Centre Olomouc (República Checa).