Hispania Nostra, la organización que vela por el patrimonio histórico español y que publica periódicamente una lista roja con el patrimonio en riesgo de desaparecer, ser destruido o sufrir importantes alteraciones siguiendo las indicaciones de una comisión de especialistas en la materia.

Esta lista, que ya recoge cerca de 800 monumentos españoles, 291 de los cuales se encuentran en Castilla y León – la comunidad con más bienes patrimoniales en peligro – incluye un total de 43 monumentos leoneses.

En ella aparecen obras que datan desde el siglo I antes de Cristo hasta el pasado siglo XX y que pertenecen tanto al patrimonio arqueológico, como al patrimonio religioso, la arquitectura civil, el patrimonio militar o el patrimonio natural.

¿Cómo pasa un monumento, yacimiento o enclave natural a formar parte de la lista? El proceso es sencillo: Hispania Nostra recibe una alerta por parte de una asociación, colectivo o particular sobre el estado de abandono de un monumento, que es analizado rigurosamente por su Comité Científico, basándose en la importancia histórica y arquitectónica del elemento patrimonial en cuestión, el estado en que encuentra y en el riesgo que recae sobre él.

Con bastante frecuencia, la inclusión en la Lista Roja del Patrimonio es una forma de llamar la atención de propietarios o administraciones públicas para que se emprendan acciones destinadas a su restauración y recuperación.

Patrimonio leonés incluído en la «Lista Roja»:

Cabe mencionar que Hispania Nostra también tiene una «Lista Verde» que forman los bienes patrimoniales que han conseguido salir de la Lista Roja gracias a reformas, restauraciones u otras medidas de protección.

En este apartado, hay buenas noticias ya que de los casi mil monumentos españoles que han llegado a estar incluidos en la Lista Roja, alrededor de 170 han logrado salir de ella para pasar a la Lista Verde en estos últimos 10 años.

Patrimonio leonés incluído en la «Lista verde»: