El tamaño de las empresas es mínimo

Más del 56% de las empresas leonesas  no tienen ningún asalariado; el 28,4% sólo tienen uno o dos asalariados y un 8,6% de las empresas tienen entre tres y cinco asalariados. El 3,3% asegura tener entre tres y nueve asalariados. Son datos de 2019, pero todo hace indicar que la variación en este año no debe ser apreciable. La conclusión es que el 96,7% del tejido empresarial leonés está constituido por microempresas.

Esta estructura empresarial provoca que en tiempos de crisis, como el actual, el deterioro económico sea más grave y profundo, porque estas microempresas tienen menor capacidad para conseguir financiación, lo que las hace más vulnerables y, por ende, les afecta mucho más el parón de la actividad económica, como el vivido en la provincia y en toda España en los últimos meses.

En el resto de España sucede lo  mismo, de ahí que la caída del PIB español sea más profunda que en el resto de Europa. La solución, se asegura desde la Unión Europea, es que las empresas españolas ganen tamaño. Sin embargo, hasta el ex ministro de Economía en gobiernos del PP, Luis de Guindos, aseguraba hace unos días que “la normativa española limita que las empresas ganen tamaño”.

Analistas españoles y desde las instituciones europeas se asegura que la solución para que las empresas ganen tamaño pasa por una mejor regulación y la mejora fiscal. Es necesario eliminar trabas regulatorias, acabar con el peor tratamiento fiscal y laboral y facilitar el acceso a los mercados de capitales.

Como propuestas concretas, desde la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), se concreta la eliminación del régimen de estimación objetiva –los famosos módulos- de los rendimientos de actividades económicas en el IRPF y el régimen simplificado del IVA, ya que favorecen el fraude, introducen distorsiones y, sobre todo, desincentivan el crecimiento del tamaño de las empresas.

Desde el Círculo de Empresarios de España, su responsable de Economía, Mercedes Pizarro, explicaba hace unos días a medios nacionales que “el objetivo es mejorar la rentabilidad y crecer en ventas, ganando tamaño a través de una mayor eficiencia, lo que puede conseguirse con innovación, mejor gestión y tecnología”. Estas medidas deberían incrementar no sólo el volumen de negocio sino también el número de empleados.

Haciendo hincapié en estas recetas, desde el Instituto de Estudios Económicos (IEE) se propone reducir los costes asociados al crecimiento de las pymes, facilitar la financiación y el conocimiento, favorecer la tracción del talento, impulsar la digitalización y la internacionalización y crear mecanismos para elevar la participación de las pymes en la ejecución de grandes contratos, especialmente en las administraciones públicas.