El Pleno ha comenzado con la lectura de la Declaración Institucional del 8 de marzo por el Día de la Mujer con la que el Ayuntamiento ha renovado su compromiso «para construir una sociedad justa donde hombres y mujeres tengan los mismos derechos».

Tras un inicio ágil, las últimas mociones del orden del día – prolongadas por continuas discusiones y recriminaciones, principalmente entre los dos grupos mayoritarios del consistorio como viene siendo habitual – han alargado un pleno en el que ha vuelto a quedar de manifiesto que los acuerdos de consenso van a ser algo complicado de alcanzar en esta legislatura.

Y es que ni siquiera la moción presentada por los grupos PP, UPL y Ciudadanos para solicitar a AENA, al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y al Ministerio de Defensa el mantenimiento en León de la escuela de pilotos FlyBySchool (a cuya situación dedicamos recientemente un artículo que puede leerse aquí) que ha sido aprobada por unanimidad – algo que a priori podría presuponer la ausencia de sobresaltos en el debate – ha estado exenta de polémica.

Fernando Salguero, concejal del PP, ha recriminado al equipo de gobierno su no adhesión a la moción a pesar de su voto favorable a la misma. Para calmar las aguas, ha intervenido Sendino de UPL, que ha recordado a ambas formaciones que era el momento de no perder el tiempo buscando responsabilidades en el pasado y superar sus diferencias para apostar por el futuro de los leoneses.

El anterior ha sido el único punto del orden del día en el que todo el pleno ha conseguido ponerse de acuerdo, ya que los otros dos temas principales sometidos a debate mostraron la división de los grupos políticos.

Por un lado, el restablecimiento de las Tasas por Prestación de Servicios Ambientales impulsado por PSOE, UPL y Podemos-EQUO. Los populares – que habían eliminado esta tasa municipal cuando estaban al mando del consistorio – y el grupo Ciudadanos se han opuesto frontalmente a la medida, que consideran puede perjudicar la actividad económica en un momento crucial para León. Además, han afeado a UPL que ahora apoye restablecer una tasa que votó anular cuando gobernaba Antonio Silván.

Por su parte, Luis Merino de Ciudadanos, ha criticado la incongruencia de promover ayudas a los emprendedores en paralelo a la imposición de tasas como ésta, pero se ha encontrado con una réplica tajante del alcalde, que zanjó el debate argumentando que el Ayuntamiento necesita esos ingresos y que fue un error eliminar la tasa en primer lugar.

Por otro, la moción en defensa de la Sanidad Rural promovida por PSOE y UPL, que se encontraron con los votos en contra de PP y Ciudadanos, algo que suscitó reproches de Susana Travesí – edil del PSOE – hacia Gemma Villaroel y Marta Mejías – portavoz de Ciudadanos y concejal del PP respectivamente – a las que acusó de defender la gestión y los recortes que sus grupos políticos realizaban en las Cortes Autonómicas aún a pesar de que ello significase un retroceso de servicios para los ciudadanos.

Al finalizar el pleno, tuvo lugar una reunión promovida por el alcalde en la que éste se sentó a dialogar con algunos de los principales agentes sociales y sectores de la ciudad, de cara a aunar posturas para a presentar una postura común en la primera reunión de la «Mesa por el Futuro de León» que tendrá lugar el próximo martes y a la que Diez ha confirmado hoy que no asistirá (puede leerse la crónica aquí).